• Hoy 30 - Zárate - 14.1° / 17.5°
    • Despejado
    • Presión 1008 hpa
    • Humedad 51%
  • Sobredosis informativa por coronavirus

    16/5/2020

    La tos, la fiebre y el malestar general son algunos de los múltiples síntomas de la COVID-19. Pero en tiempos de pandemia, advierten distintos trabajos, la infección no es el único peligro para la salud pública. El exceso de información del nuevo coronavirus también puede provocar ansiedad y estrés en muchas personas.
    A principios de febrero, antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarase la pandemia por coronavirus, lo hizo por “infodemia”: el peligro por exceso de información alrededor de este virus. La gente quiere respuestas en un momento en el que todavía hay poca evidencia científica y mucha incertidumbre, lo que dificulta la búsqueda de fuentes fiables.
    El consumo excesivo de noticias puede incrementar la sensación del riesgo para la salud y amplificar el estrés. Las secuelas pueden persistir en el tiempo, más allá del brote.
    Estas consecuencias sobre la salud, más allá de la enfermedad que provoca la infección, ya se habían observado en epidemias anteriores. Las enfermedades contagiosas nuevas dan miedo, nos asustan porque son desconocidas e imprevisibles. Y el miedo, como tantas emociones, es contagioso y se puede propagar rápidamente.
    La sobredosis informativa por coronavirus puede provocar respuestas distorsionadas, advierten investigadores de la Universidad de California en Irvine (USA). Los autores de un artículo científico que evalúa conductas humanas frente a una pendemia, ponen como ejemplo la compra compulsiva de papel higiénico previa al confinamiento, una reacción bastante universal que se replicó en otros países, a pesar de ciertas variaciones territoriales. En Estados Unidos, el miedo al coronavirus disparó la venta de armas además.
    Más allá de la anécdota, el problema emerge cuando estas reacciones afectan a necesidades básicas. Los mismos expertos advierten del desabastecimiento de mascarillas, claves para la protección del personal de salud, o de la saturación del sistema sanitario.
    La comunicación es una parte importante de la evolución del brote epidémico, es la única manera en la que puedes conseguir que se lleven a cabo las medidas de protección, el “quédate en casa” es un claro ejemplo de éxito.
    Para evitar el malestar de la población inmersa en la pandemia, distintos organismos están compartiendo recomendaciones, como por ejemplo en Argentina el Ministerio de Salud de la Nación y a nivel mundial la OMS. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) por ejemplo, aconsejan tomarse un descanso de uno o varios días sin ver, leer o escuchar noticias, incluidas las redes sociales, ya que escuchar y hablar repetidamente sobre la pandemia puede generar angustia y ansiedad.
    La responsabilidad social del periodismo exige que quienes lo ejercen sean conscientes de que su manera de informar influye en la manera de conocer, entender y transmitir la información.

    Dr. Federico R. Simioli
    Médico Infectólogo
    M.N. 134255 M.P. 551400