• Hoy 29 - Zárate - 26.4° / 27.7°
    • Nublado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 50%
  • La planta de Toyota retomó producción con un solo turno

    19/5/2020

    Una semana antes de lo planificado, Toyota volvió a reabrir sus puertas. Más de cincuenta días la planta local permaneció cerrada por el decreto de aislamiento social obligatorio a raíz de la pandemia de Covid-19.
    Por lo tanto desde el mes pasado que la automotriz japonesa venía planificando la reapertura de sus puertas para el 25 de este mes, dialogando con el sindicato de Smata para aplicar un protocolo sanitario y resguardar la salud de sus trabajadores y trabajadoras. Esto finalmente se adelantó una semana y ayer a la mañana volvió a producir.
    En principio la firma decidió arrancar la producción con un solo turno, el matutino, lo cual implicó un movimiento de entre 2300 y 2400 personas. La gran mayoría se acercó a la planta en sus automóviles particulares. De hecho se pudo ver cientos de autos sobre la colectora de Ruta 193 y las playas de estacionamiento internas de Toyota repletas. No obstante, muchos de los empleados administrativos siguen trabajando desde sus casas.
    “Retomaremos con un sólo turno, y de forma gradual y progresiva”, explicó el CEO de Toyota Argentina, Daniel Herrero, el domingo pasado en un medio nacional. Prescindimos de todos los trabajadores que sean población de riesgo, armamos un turno y, en la medida que la situación mejore, veremos si podemos intercambiar con el que se queda en la casa. Esperamos que la producción vuelva la normalidad a fines de julio, principios de agosto. Ahí volveríamos con dos turnos de producción”, adelantó.
    Además confirmó que los empleados que regresaron a la firma se trata de poblaciones cercanas a Zárate o de lugares que presentaron menos índices de contagio. Asimismo, consiguieron test para realizar a sus empleados, además de otorgarles máscaras, alcohol en gel y de resguardar la distancia entre personas.
    Cabe señalar que Toyota había recibido luz verde para volver a la actividad el viernes pasado en la planta local, donde se produce la Hilux y la SW4.
    “Volvimos a ritmo de planta normal, con un sólo turno, y con la idea de producir 294 unidades por día”, confirmó el CEO de Toyota.
    En este sentido, comentó que las especificaciones sanitarias también fueron exigidas a sus proveedores. “El protocolo implementado lo pudimos aplicar a la primera cadena de proveedores directos, es decir que utilicen máscaras, alcohol en gel y que se desplacen en transporte que no sea público. Luego tenemos a un 30% de proveedores de proveedores que aguardan las correspondientes aprobaciones estatales y a otro 50% de proveedores de proveedores de proveedores que aún no tienen la aprobación para producir. Por lo tanto tenemos stocks intermedios que nos permiten empezar a producir pero no podemos sostenerlo si no se reactiva toda la cadena”, anticipó.
    Pero la cuarentena no fue, ni es, “gratuita” para nadie, incluso para una empresa con la “espalda financiera” de Toyota. “En abril debimos tomar 14 mil millones de pesos de deuda pero estuvo dentro de lo que eran nuestras líneas otorgadas. No tuvimos problemas de asistencia financiera pero es lógico, el ingreso fue cero y mantuvimos a toda nuestra cadena de pagos. Igualmente, pensamos que la producción caerá, en relación al año pasado, alrededor de un 30%”,
    Si bien la demanda habitual de la planta local es la minería y la agricultura para diferentes mercados de América Latina, ahora sumaron pedidos de pickups para seguridad y sanidad. “Es una demanda que antes no se tenía pero hoy estamos recibiendo pedidos nuevos. De hecho tendríamos que empezar a exportarles Hilux a Brasil porque todos los que produzcamos pickups vamos a tener que trabajar. A los que producen vehículos para pasajeros, a lo mejor, les va a resultar más difícil. Por lo tanto proyectamos un mercado interno de entre 200 mil y 250 mil vehículos. Quizás para recuperar los volúmenes normales del mundo habrá que esperar hasta 2022 pero seguiremos con los mismos proyectos productivos y trataremos de hacerlos. Y, si el mercado aparece antes, trataremos de hacer lo imposible para satisfacerlo”, concluyó el presidente de Toyota Argentina, Daniel Herrero.
    Por último señaló que Toyota Argentina diseñó una aplicación para el teléfono celular que permite facilitar el control de ingreso al vehículo que transporta a cada empleado y que ayer el regreso al trabajo se retomó “sin problemas y sin ningún caso de temperatura alta en alguno de los operarios”.
    Volkswagen tambien retomó
    Las primeras plantas de producción en volver a funcionar fueron las de Scania en Tucumán y Volkswagen en Córdoba, fábricas de transmisiones destinadas a exportación.
    En el caso de la marca alemana, con planta en General Pacheco, la intención era comenzar a producir la semana pasada, pero la falta de piezas, debido también a la lenta reapertura de las fábricas de proveedores, postergó el reinicio de la producción.
    A su vez, ese mismo protocolo se realizó en base a las experiencias del Grupo Volkswagen en sus fábricas en China y Alemania, a las recomendaciones del gobierno nacional y provincial, y cuenta además con el aval del Smata.
    Las medidas de higiene y seguridad contemplan dispensers de sanitizador en varios puntos de las plantas, cámaras térmicas y termómetros infrarrojos para registrar la temperatura de forma periódica a los empleados, utilización obligatoria de máscaras descartables y el respeto de una distancia de 1,5 metros entre operarios, entre otras.
    La semana pasada, Honda fue la primera automotriz en volver a producir automóviles, pero para terminar de armar unidades del SUV HR-V, modelo que va a dejar de fabricar en el país para concentrarse en las motos.
    El panorama del resto de los fabricantes es de apertura inminente. Renault ya tiene abierta su fábrica en Córdoba, pero para exportar piezas a Brasil, y prevé retomar la producción de vehículos a partir del 1 de junio.
    Ford en General Pacheco y Fiat en Córdoba deberían retomar esta semana, pero la clave en este regreso depende, como en todos los casos, de que los proveedores también puedan hacerlo.