• Hoy 22 - Zárate - 19.1° / 20.4°
    • Nublado
    • Presión 1022 hpa
    • Humedad 34%
  • Más de 200 comerciantes reclaman para reabrir sus puertas: la situación “es crítica”, aseguran

    26/5/2020

    Con la confirmación de la cuarentena hasta el 7 de junio un grupo de 200 comerciantes ha comenzado a reclamar para que les permitan reabrir las puertas en varios rubros.
    La respuesta del Municipio ante el reclamo generalizado fue lanzar una aplicación móvil; la cual fue aceptada por el Centro del Comercio pero rechazada por estos comerciantes. Esta es hoy la principal diferencia que separa a ambos grupos. Y las razones expuestas por los 200 comerciantes es que la aplicación viene a “complicar” la venta: “si ahora la venta es cero, será aún peor con la aplicación porque el comerciante debe registrarse, el comprador debe registrarse y estamos agregando todo este tipo de intermediaciones y complicaciones para comprar un par de medias y un calzoncillo. Es una locura”, explicó uno de los comerciantes.
    Por otro lado, criticaron que se trata de un mecanismo para controlar la privacidad de los ciudadanos, dado que la aplicación plantea un seguimiento de geolocalización para el delivery y el desplazamiento de los ciudadanos.
    “Si realmente el Municipio quiere controlar la circulación de personas, tienen otras maneras de hacerlo pero en la calle y, fundamentalmente, en los barrios; donde no hay controles de ningún tipo”, relató un comerciante que vive en Lima, “donde la gente vive en la puerta, compartiendo mates”.
    Equidad
    Otro de los reclamos de este grupo surge de la equidad, es decir que la comuna tenga en cuenta la reapertura de comercios teniendo en cuenta los rubros habilitados por el gobierno. “Desde un primer momento, los supermercados grandes fueron habilitados para abrir. Allí se acumula gente, se vende ropa, zapatos, perfumes y otros elementos que la gente manipula y vuelve a dejar en la góndola. Y luego, ese supermercado no dispone de un empleado que va atrás sanitizando cada artículo, uno por uno. Por lo tanto no entendemos por qué una mercería o una tienda de ropas no puede abrir sus puertas. Nos parece muy injusto para el resto de los rubros este tipo de situación, ya que un supermercado multinacional tiene espalda financiera y los comercios chicos, de Zárate, no la tienen. Por eso muchos están en una situación muy crítica y esperando respuestas municipales que no llegan”, explicó un comerciante propietario de una tienda de ropa.
    Otro que mantiene un bar céntrico, comentó: “nosotros estamos cerrados desde el 20 de marzo pero vemos que en el mercado concentrador hay gente cocinando comida para vender y a mucha gente que la come ahí adentro. Aquí es donde pedimos equidad para todos, ya que no hay comerciantes de primera o de segunda, o comerciantes amigos del gobierno o enemigos del gobierno”, evaluó el vecino.
    Reapertura de locales
    Una de las portavoces de este grupo es la concejal de Cambiemos, María Elena Gallea, quien también es propietaria de una tienda de ropas. “Con este grupo pretendemos la reapertura de nuestros locales. Hoy no podemos abrir porque estamos incluidos en la región metropolitana de la provincia de Buenos Aires (AMBA); no por la cantidad de casos de Coronavirus que, en relación a otras localidades del Conurbano, es mucho menor. Por lo tanto vamos a pedir que el intendente reclame que Zárate sea sacado del AMBA. Vemos que en otras ciudades estas situaciones van flexibilizándose con protocolos sanitarios estrictos, pero que los comerciantes pueden abrir sus puertas. Otras ciudades como Salto, Colón, Pergamino y Rojas han aceptado que sus comercios reabran sus puertas con un protocolo sanitario estricto. Y eso es lo que pedimos en Zárate”, destacó.
    Nuevos rubros
    En otro orden de cosas, hay nuevos rubros que reclaman ser considerados para la reapertura dado que la venta de sus productos no está consolidada para venderse telefónicamente. Uno de estos casos son las casas de cotillón. “El cliente viene, observa, compara, elige y se lo lleva con la capacitación de un vendedor para algo tan importante como es el cumpleaños de su hijo o hija. Por eso las casas de repostería y cotillón piden reabrir para atender desde la ventana porque los cumpleaños van a seguir festejándose de forma virtual y los elementos para las tortas también. No es sólo parar a todo el país sin el análisis correspondiente de cada caso en particular”, pidió María Elena Gallea.
    “Entendemos que no habrá fiestas infantiles o cumpleaños multitudinarios; entonces pedimos también que permitan reconvertir a los salones de fiesta en otros rubros. Darles una mano a sus propietarios para que se puedan sobrevivir. Los salones de fiestas están parados desde el 20 de marzo y se debe contemplar este tipo de situaciones”, reclamó la edil.
    Finalmente se refirió de las peluquerías: “estos comerciantes han presentado estrictos protocolos sanitarios y han tenido que invertir dinero en esterilizar y seguir trabajando con otras pandemias, como el HIV o la Gripe A. Por lo tanto saben trabajar con todas las normas sanitarias que ya vienen teniendo en sus elementos. No vemos por qué no pueden abrir en la actualidad”, puntualizó la comerciante.
    Costos extras y “take away”
    Así como propietarios de cotillón aseguran que su rubro aún no está consolidado para la venta de mercadería por internet, otros se quejan de que los deliverys aplican costos extras para el traslado de las mercaderías. “Todos tenemos cosas que pagar y subsistir entre la pandemia, la inflación que no baja y cada una de las circunstancias personales. Entendemos que el mensajero también agrega un costo por trabajar y exponerse en estas circunstancias pero se trata de una situación comercial tan delicada, que ese costo no pretende pagarlo el comerciante ni el comprador. Y para el caso de una mercería que vende medias y otros artículos chicos, de menor valor que una prenda de ropa, sale más caro el delivery que el producto. Entonces así la venta no se promueve”, pidió una vendedora de una mercería de calle Félix Pagola.
    En este caso la opción que reclaman al municipio es la de “take away”, comprar el producto por teléfono pero retirarlo en ventanilla para las tiendas de ropa y mercerías. “En muchos de estos rubros sale más caro el mensajero que la prenda. Aparte el Carrefour vende ropa ¿No es eso una contradicción?”, recriminó el propietario de una tienda céntrica.
    Compre local
    Por último, la edil Gallea comentó que estos 200 comerciantes permanecerán unidos reclamando la reapertura de sus comercios pero también guiados por el “compre local”.
    “Todos los comerciantes que sobrevivan a esta situación, tendrá muy difícil su futuro comercial porque nadie saldrá bien parado. Por eso estamos pensando en el ahora y en el día después y pretendiendo que se fomente el compre local, la ayuda a los zarateños que vivimos y apostamos por hacerlo en nuestra ciudad”, concluyó.