• Hoy 22 - Zárate - 6.1° / 7.8°
    • Despejado
    • Presión 1023 hpa
    • Humedad 48%
  • Crece la indigencia y pobreza por la pandemia

    7/7/2020

    Crece la inversión municipal en asistencia alimentaria durante el aislamiento. El año pasado se habían entregado 24 mil bolsones de alimentos. A la par, hay denuncias sobre muchos productos básicos en la ciudad no respetan el acuerdo del gobierno nacional con las cámaras alimenticias “Precios Máximos”.

    A fines del año 2016, se decretó la emergencia social en Zárate y el intendente Cáffaro había asegurado que en el distrito se volvió a hablar de hambre, explicando que muchos vecinos la estaban pasando mal y sin trabajo, que carecían de recursos para mantener una alimentación diaria para sus familias y que un importante número de la población se encontraba por debajo de la línea de pobreza y de indigencia.
    En aquel momento el jefe comunal criticó al Gobierno de Cambiemos por el endeudamiento, la falta de control de la inflación y los aumentos de los servicios públicos. A raíz de esto es que decretó la emergencia social para realizar corrimientos de partidas en el área de Desarrollo Social y así reforzar planes alimentarios y el sostenimiento de comedores barriales.
    Se llegó a diciembre de 2019 con más inversión en diferentes barrios vulnerables de la ciudad y un crecimiento muy importante de los 22 asentamientos ya consolidados. El último se asentó en barrio Reysol el año pasado y a partir de principios de 2019 no paró de crecer demográficamente.
    Pero tras asumir el Frente de Todos en diciembre pasado, no hubo indicadores objetivos sobre la pobreza y la indigencia en el país. Y cuando el gobierno nacional y provincial terminaba de nombrar funcionarios y comenzaba a delinear las nuevas políticas públicas, se declaró la pandemia en Sudamérica y ello detuvo todos los plantes
    En la actualidad, el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, salió a declarar que no hay indicadores que marquen la pobreza y la inflación porque no se pueden realizar encuestas presenciales por la pandemia de Covid-19. Sin embargo hay indicadores “no oficiales” que, a nivel local, hablan sobre un aumento muy importante de la pobreza en Zárate. Uno de ellos es que más de 12.500 personas fueron beneficiarias del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).
    Otro parámetro es la inversión municipal: “Venimos de una situación muy compleja a nivel nacional y provincial y no solamente para los gobiernos municipales fueron años difíciles sino para toda la comuidad”, comenzó evaluando el secretario de Gobierno municipal, Juan Manuel Arroquigaray. “Actualmente se asiste y se seguirá asistiendo a los diferentes barrios pero está claro que los recursos que destina el municipio para los programas alimentarios van en aumento”, aseguró. En sintonía con la evaluación que el ministro Arroyo, compartió que si bien no hay indicadores formales, está claro que la pobreza en Argentina va en aumento.
    Asimismo hay indicadores oficiales que se pueden ver en la rendición de cuentas municipal, en la cual el Ejecutivo reconoce asistir a familias en estado de vulnerabilidad con 24 mil bolsones de alimentos, así se desprende en el desglose de su situación económica- financiera. Se trata del programa de “Asistencia alimentaria a familias de alto riesgo ASODI). Aparte desarrolló otros programas de asistencia alimentaria y de refuerzo y asistencia de programas ya existentes de índole nacional y otros recursos que surgen del propio tesoro municipal.
    Finalmente el otro indicador que tienen los vecinos es la gran cantidad de gente pidiendo en la calle; y ante la necesidad de comer, muchas familias con sus hijos salen a tocar timbre y pedir alimento, ropa, calzado o cualquier cosa que puedan darles los vecinos.
    Está claro que si el intendente hablaba, a finales del 2016 que en Zárate se debía decretar la emergencia social; hoy la situación ha empeorado mucho por la pandemia. Al punto de que el Municipio lanzó el Plan de Emergencia Alimentaria por el Covid-19; asistiendo con miles de viandas y bolsones de alimentos a población de barrios vulnerables. De la misma manera, vecinos solidarios se organizan a través de sus entidades de fomento para la realización de ollas populares y otras iniciativas en pos de asistir alimentariamente a muchos vecinos y vecinas de Zárate y Lima.

    AUMENTO DE PRECIOS

    En medio de la cuarentena, los vecinos reclaman que se controle con mayor frecuecia el aumento de precios en muchos productos básicos que no respetan el acuerdo del gobierno nacional con las cámaras alimenticias denominado “Precios Máximos”.
    Muchos vecinos hablan de que en diferentes supermercados de la ciudad estos precios están remarcados entre un 15 y un 20%; lo mismo en almacenes de barrio y otros mercados.
    Esto se detecta en bienes como el aceite, la leche, los productos enlatados y otros productos de la canasta básica familiar. A raíz de esto reclaman que concejales y funcionarios públicos vuelvan a salir a controlar a los comercios.

    UCA: la pobreza está en el 45%

    En los últimos meses, la pobreza creció 7 puntos porcentuales desde el 38% y ascendió a 45%, según un relevamiento realizado por la Universidad Católica Argentina (UCA).
    El director del Observatorio Social de la UCA, Agustín Salvia, remarcó que las últimas proyecciones que realizaron estiman que hay un “45% de personas por debajo de la línea de pobreza” y aseguró que se duplicó la cantidad de personas que no llega a cubrir la canasta básica de alimentos. Asimismo, subrayó que si bien “los precios no han estallado” y “la canasta básica se ha mantenido con un crecimiento menor”, la caída de los ingresos laborales de los hogares de clase media baja “ha sido muy brusca”.
    “El tema es complicado. Desde el punto de vista económico estamos en una crisis profunda. Ha golpeado a sectores informales, los cuales han logrado tener un piso de protección social pero están perdiendo sus fuentes de trabajo. Ha habido una reducción de demanda”, explicó.
    “Vamos a tener una nueva capa de sectores laborales que caigan en la pobreza y que se sumerjan en la pobreza estructural, que es una pobreza crónica”, aseguró.

    Abordaje territorial en el barrio Reysol de Zárate, a mediados de junio.