• Hoy 22 - Zárate - 7.8° / 12.4°
    • Despejado
    • Presión 1023 hpa
    • Humedad 39%
  • “La falta de castración de perros en la ciudad produce sobrepoblación en barrios”

    7/7/2020

    Bolsas de basura rotas, rasgadas, repartidores de delivery mordidos o corridos por perros que viven en cuchas callejeras, peleas entre animales y heces por doquier. Esta es la situación descontrolada de muchos perros y gatos que viven en la calle; lo cual también se traduce en una situación sanitaria que se debe atender. Es por ello que el bloque de Juntos por el Cambio solicita, mediante una resolución, que el Ejecutivo retome el programa de castraciones para evitar que muchos animales callejeros sigan teniendo crías.
    “La falta de castración en nuestra ciudad produce sobrepoblación en los barrios complicando la situación de los barrios del distrito de Zárate”, comenzó diciendo el autor del proyecto de resolución, Marcelo Pastore, concejal del Pro. “Existen programas similares en nuestra zona, como en Tigre, Escobar y Junín, que mantienen un control sanitario y así evitan la sobrepoblación animal. Acá en Zárate se bajó la persiana municipal y no hay programas de este tipo. Hoy en día tenemos a muchos animales en la calle o cachorros que los abandonan en basurales”, comentó el edil, haciendo referencia a la etapa de pandemia con la situación de muchos vecinos que quedaron sin trabajo o que no pueden seguir manteniendo a sus mascotas. “Hoy más que nunca estos programas tienen que estar, porque también son considerados sanitarios”, aseguró.
    El Municipio llevó adelante durante todo el año pasado su programa “Ciudad Mascota”; mediante el cual se aplicaban vacunas antirrábicas y se practican castraciones masivas a través de un quirófano móvil. No obstante, Pastore criticó que si bien se realizaban estas prácticas, se daban pocos turnos; quitándole profundidad al programa.
    Y lo justificó con la Rendición de Cuentas municipal, donde se indicó que las vacunas antirrábicas aplicadas fueron 3388 de las 5000 planificadas. Y se practicaron 832 cirugías de las 1176 proyectadas para todo el año 2019.
    “Tampoco están funcionando las ONG y las fundaciones que se encargan con mucho amor y solidaridad de atender a los animales. Por otro lado las adopciones siguen estando a la baja; con lo cual el panorama es muy complicado”, consideró el concejal Pastore.
    En relación a los números de animales y las castraciones necesarias que se deberían practicar en la ciudad, desde la Sociedad Protectora de Animales local diagramaron un esquema interesante; si se piensa que Zárate tiene 100 mil habitantes, se debe pensar que existen 40 mil animales. Entonces para que las castraciones sean efectivas se deben castrar al 10 % de animales, o sea a 4 mil animales al año. Esta entidad, por sí sola, sólo llega a 1200 castraciones anuales. El resto lo debería hacer el municipio pero nunca se llega a esa cifra “ideal”; entonces es de esperar que la situación sea la de muchos animales sueltos en la calle, muertos en las rutas o abandonados por cualquier rincón periférico del Partido.
    Finalmente, y volviendo al proyecto de Resolución presentado, se pide retomar el programa de castraciones en nuestra ciudad, por medio de un sistema turnos; utilizando un listado impreso en donde fije nombre y apellido del responsable y cantidad de animales, que haya solicitado el turno previo. “En caso de no disponer del quirófano móvil, solicitar un espacio en algún Cepam o sociedad de fomento más cercano al punto geográfico a cubrir con las medidas de precaución. Para ello, se deberá armar un protocolo de acción en donde se pueda llevar adelante el programa sin afectar la salud del efector y de las personas debido a la pandemia”, expresa el proyecto de resolución que fue girado a comisión para su tratamiento; aunque hay consenso con el resto de los frentes políticos para ser aprobado en la próxima sesión.
    La postura de los concejales de Juntos por el Cambio es que no se puede “cerrar la persiana” por tres meses sin darle curso a este tipo de programas que también son considerados, como manifestaron una y otra vez, de salud pública.

    El año pasado se aplicaron 3388 vacunas gratuitas contra la rabia.