• Hoy 30 - Zárate - 13° / 15.2°
    • Despejado
    • Presión 1009 hpa
    • Humedad 82%
  • El ex medico represor Omar Di Nápoli fue diagnosticado con COVID-19 positivo

    29/7/2020

    En la Unidad Nro. 34 de Campo de Mayo dependiente del Servicio Penitenciario Federal se detectaron durante el fin de semana al menos 29 internos contagiados por Covid 19. Entre ellos, el ex médico represor Omar Edgardo Di Nápoli, a quien la Justicia le concedió el beneficio de prisión domiciliaria.
    La decisión fue tomada por el Tribunal Oral en lo Criminal Nro. 2 de San Martin a raíz del cuadro clínico que presenta el hombre acusado –y que está siendo juzgado- por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar.
    Fuentes consultadas por este medio, revelaron que el seguimiento del estado de salud de Di Nápoli se encuentra a cargo del Hospital Intermedio Dr. René Favaloro. El ex medico se encuentra ya en su domicilio de calle Chile, en Villa Fox, que dejó en el mes de junio cuando la Justicia determinó que debía ser alojado en cárcel común mientras se desarrollaba el juicio en su contra.
    PIDEN EXPLICACIONES
    A través de un comunicado que se hizo público en la tarde de ayer, la Subsecretaria de Derechos Humanos de la provincia, consideró “excepcional el otorgamiento del beneficio de prisión domiciliaria al procesado por delitos de lesa humanidad Omar Edgardo Di Nápoli y pidió al Tribunal Oral Federal en lo Criminal Nro. 2 de San Martín que aclare el alcance de la medida y que el imputado vuelva a la cárcel una vez que supere la enfermedad”.
    En este sentido, expresaron: “Di Nápoli es uno de los presos por crímenes cometidos durante la dictadura cívico militar con Covid19, razón por la cual la audiencia del juicio prevista para este lunes fue suspendida y el TOF2 le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria, que ya le había sido revocado en instancias previas.A través de la Dirección de Querellas y la Dirección de Políticas Reparatorias, la Subsecretaría presentó un escrito en el que pidió que ‘se restituya el cumplimiento del encierro en prisión común, una vez superada la enfermedad que constituye un riesgo para la salud del imputado y por la cual se le ha otorgado la prisión domiciliaria’”.
    Del mismo modo, solicitaron que se ordene el seguimiento estricto sobre el estado de salud del imputado y que se notifique a las partes sobre cualquier modificación en el cuadro clínico.
    “Haberle otorgado la prisión domiciliaria no tiene fundamentos sanitarios que justifiquen la medida, como así tampoco que descarte infundadamente la aplicación del protocolo elaborado por el servicio penitenciario sobre los cuidados sanitarios de los internos contagiados por COVID – 19”, indicó la querella de la Provincia.