• Hoy 29 - Zárate - 20° / 22.2°
    • Despejado
    • Presión 1008 hpa
    • Humedad 48%
  • Persisten los incendios en la zona insular

    13/8/2020

    Las estelas grisáceas, las cenizas que flotan en el aire y el constante olor a pasto quemado ya forman parte del paisaje de las ciudades ubicadas a orillas del río Paraná. Desde hace varios meses, el sector insular del Delta es el blanco de continuas y peligrosas quemas intencionales que atentan contra el medioambiente, la fauna y su flora.
    Los incendios comenzaron aproximadamente en febrero y los especialistas ambientales ya estiman cerca de 300 mil hectáreas arrasadas por las quemas llevadas a cabo por productores y propietarios con intereses agrícolas y ganaderos. El fuego devasta toda la vegetación presente en esa zona y da lugar a nuevas pasturas para el ganado. En el camino, queda una amplia biodiversidad autóctona, especies animales y una amplia lista de especies vegetales que son devoradas por las llamas.
    Este escenario, deriva en un preocupante desequilibrio ecológico a partir de la afectación de los humedales presentes en toda la región, de suma importancia para nuestro ecosistema.
    Durante la jornada de ayer, a causa de los cambios en el sentido del viento, se notó en la ciudad la presencia de restos de cenizas y olor a humo.
    Según pudo saber este medio, se debe a que, tal como viene ocurriendo desde hace semanas, nuevamente se registraron focos de incendio en el territorio isleño, pero sin posibilidad de que los Bomberos Voluntarios de Zárate pudieran tomar intervención, dado que las llamas se encuentran en zonas de difícil acceso para el personal.
    ORDENAN CREAR UN COMITE DE EMERGENCIA
    La Corte Suprema de Justicia ordenó la creación de un Comité de Emergencia Ambiental para detener y controlar los incendios en la región del delta del Paraná, decisión que fue bien recibida por autoridades políticas y ONG’s ambientalistas, que consideraron que “llega en un momento oportuno y abre una esperanza” en defensa de los humedales.
    Para el máximo tribunal, “existe prueba suficiente, de carácter público y notorio, de que los incendios irregulares, masivos y reiterados en el delta del Paraná han adquirido una dimensión que causa alarma en la población y una grave amenaza al ambiente”.
    El comité deberá estar integrado por el Estado Nacional (a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible) junto a los gobiernos de las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires, y a las municipalidades de Rosario y Victoria, que en un plazo de 15 días corridos deberán presentar al alto tribunal un informe sobre el cumplimiento de la medida ordenada.
    La Corte encuadró el asunto como un caso de emergencia ambiental que exige que “los incendios deban detenerse y controlarse de inmediato” y que la justicia fiscalizará que el Estado cumpla con el poder de policía. Sostuvo la Corte que la actividad de quema de pastizales, y los incendios, no ha desaparecido sino que parecen haber aumentado.