• Hoy 26 - Zárate - 12.8° / 13.5°
    • Lluvia
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 95%
  • Pérdidas de gas y aguas servidas en El Bajo

    18/8/2020

    Desde hace varias semanas, los vecinos domiciliados en calle Ameghino, entre la barranca y Aristóbulo del Valle, lidian con constante problema que incluye pérdidas de gas, de agua y de fluidos cloacales.
    En el lugar existe un reclamo histórico de los vecinos que hace muchos años residen en el lugar y que pocas veces han visto reflejada las obras públicas en su calle. A pesar del pago de impuestos y el cumplimiento de las obligaciones como contribuyentes, fue recién este año cuando la Municipalidad comenzó a realizar trabajos parciales de pavimentación de calle Ameghino, lo que traería una mejor transitabilidad para las familias que allí habitan.
    Pero el continuo paso de la maquinaria y los trabajos realizados derivaron en algunas consecuencias que al día de hoy siguen sin respuestas.
    El mismo día que el Gobierno Nacional determinó la medida de aislamiento social preventivo obligatorio, las máquinas rompieron un caño maestro de gas. La situación fue contenida y al caño le fue colocado un parche, según refieren los vecinos. A raíz de la cuarentena, las tareas se suspendieron hasta el día de hoy.
    Los habitantes de la cuadra, sostienen que existen días donde el olor a gas se vuelve irrespirable: “Dejaron un parche en el caño de gas y viene un olor insoportable. Hay días que no se puede estar”.
    No solo se trata de un malestar por el mal olor, sino que también esta situación representa un riesgo potencial ante la presencia de una fuga, que puede generar peores consecuencias.
    Pero no es el único problema que generó la obra y su posterior abandono. Los vecinos sostienen que a esto se suma la rotura de un caño de agua en calle Ameghino, lo que la vuelve intransitable.
    Hasta el momento, por iniciativa propia, los frentistas arrojaron escombros y cascotes para generar una base sólida por la cual transitar, pero se trata de una solución paliativa y no definitiva, que los obliga a tener que realizar trámites y compras a través de las escaleras con más de 90 escalones, que se vuelve una tarea dificultosa para los adultos mayores, ya que el mal estado de la calle impide que puedan utilizar sus automóviles.
    Y como si no fuera suficiente, a las roturas del conducto de agua y el de gas, también se suma el daño que sufrió la red de cloacas de los vecinos que conviven cotidianamente con la afloración de los desechos.
    “El olor es insoportable, necesitamos una respuesta urgente, si no nos mata el virus nos va a matar el dengue”, remarcaron los vecinos en relación al riesgo sanitario que existe en el lugar, ante la presencia de agua estancada y de aguas servidas proveniente de las cloacas.

    Vecinos de calle Ameghino reclaman por varios problemas.