• Hoy 27 - Zárate - 14.7° / 15.7°
    • Lluvia
    • Presión 1006 hpa
    • Humedad 86%
  • Peste bubónica y brotes recientes

    24/8/2020

    La peste bubónica es una enfermedad infecciosa, potencialmente mortal, causada por la bacteria Yersinia pestis, que vive en animales, especialmente en roedores, y más específicamente en las pulgas que llevan estos en su pelaje. Su nombre viene precisamente de los síntomas que causa: una dolorosa inflamación del ganglio linfático, que afecta tejidos en la axila o la entrepierna formando una especie de ampolla que se conoce como “bubón”.
    Entre 2010 y 2015 se presentaron 3.248 casos en el mundo, que resultaron en 584 muertes.
    Históricamente se la conoció como “la peste negra”, en referencia a que causa gangrena en ciertas partes del cuerpo, como los dedos de las manos y los pies, que terminan totalmente ennegrecidas.
    Se estima que la epidemia de dicha enfermedad causó la muerte de cerca de un cuarto de la población europea en el siglo XIV.
    De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona puede llegar a desarrollar la enfermedad entre dos y seis días después de infectarse.
    Además de los bubones o ganglios linfáticos inflamados, que pueden ser del tamaño de un huevo de gallina, otros síntomas incluyen fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y dolor en el cuerpo. La enfermedad también puede afectar a los pulmones y causar tos, dolor en el pecho y dificultad para respirar.
    La bacteria que la causa también puede entrar en el torrente sanguíneo y producir una septicemia, que puede afectar los tejidos y los órganos y finalmente causar la muerte.
    Para los humanos, es posible infectarse por la picadura de una pulga infectada; al tocar animales infectados, como ratas y ratones; o al entrar en contacto con gotas de saliva de personas o animales infectados.
    El cuerpo de una persona que ha muerto por la peste también puede infectar a otras personas, por ejemplo a aquellos que lo preparan para el entierro.
    Asimismo, la bacteria puede ingresar al organismo por una herida en la piel, si existe contacto con la sangre de un animal infectado. Los gatos y perros domésticos pueden contraer la peste bubónica a través de las picaduras de pulgas o al ingerir roedores infectados.
    El pasado 6 de julio una región de China se declaraba en alerta preventiva tras confirmarse en la localidad de Baynnur, ubicada en el norte del país, un caso de peste bubónica. Y la voz de alarma volvió a resonar la semana pasada, después de que las autoridades decretaran el confinamiento de la aldea, en la región autónoma de Mongolia Interior, tras haberse registrado dos muertos por peste.
    Por la emergencia declarada en China ante el reciente brote, se prohibió la cacería y el consumo de animales que pudieran estar infectados.
    El abordaje médico más efectivo se basa en la administración de antibióticos. Sin ellos, la enfermedad generalmente es letal. El diagnóstico temprano también puede salvar vidas.
    Aunque la peste causó una gran pandemia que se extendió por amplias zonas del planeta en los tiempos medievales, la mayoría de los brotes que ocurren ahora son pequeños y controlables.

    Dr. Federico R. Simioli Médico Infectólogo M.N. 134255 M.P. 551400