• Hoy 23 - Zárate - 23.2° / 24.1°
    • Nublado
    • Presión 1021 hpa
    • Humedad 40%
  • Espacios verdes se van convirtiendo en los nuevos puntos de encuentro

    14/9/2020

    El pasado fin de semana, varios espacios públicos de la ciudad se vieron poblados de vecinos que abandonaron el confinamiento en sus domicilios a causa de la pandemia, para salir a recrearse en medio de dos jornadas típicamente primaverales.
    La zona de la costanera, con las restricciones a la permanencia y con ciertos protocolos establecidos por las autoridades, recibió la visita de varios vecinos que aprovecharon el clima cálido para visitar sitios de esparcimiento.
    Si bien se trata de una instancia de gran complejidad de la pandemia en el país -y principalmente en la provincia de Buenos Aires- hasta el momento no se han impulsado medidas desde lo local que retrotrajeran las permisiones a la circulación.
    Pero si bien se encuentran autorizadas las salidas recreativas, con algunas limitaciones, lo cierto es que en la ciudad se pudo ver una importante desatención a los cuidados previsto para el actual contexto.
    Personas sin barbijo, compartiendo mates y sin respetar el distanciamiento social, protagonizaron situaciones totalmente desaconsejables, ante el alto grado de transmisión comunitaria del Covid 19. A pesar de las campañas de concientización y las recomendaciones de las distintas esferas gubernamentales, siguen registrándose numerosos casos de imprudencia en los cuidades, en medio de semanas donde ha crecido la ocupación en el sistema de salud público, a lo que se suma el desgaste y el impacto que desde hace casi seis meses sufren los profesionales de la salud.
    DE MARZO A SEPTIEMBRE
    La imagen se repitió tanto en Zárate como en Campana durante el fin de semana. Con el tiempo agravdable de la tarde, mucha gente salió a reunirse en espacios verdes para pasar el tiempo al aire libre.
    A pesar de que la cuarentena por la pandemia de coronavirus continúa vigente y los contagios se mantienen muy elevados, todos los fines de semana la Costanera, plazas y parques se llenan de familias enteras y grupos de amigos que deciden salir a disfrutar del aire libre, caminar y encontrarse con quienes no ven desde hacía tiempo; es algo esperado durante toda la semana: el momento para cambiar la energía de los largos días de encierro en casa.
    Las imágenes actuales son muy diferentes a cuando comenzó la pandemia, cuando la mayoría salía de la casa una vez al día, manteniendo la distancia, tocando lo menos posible y rociándose con desinfectante antes de volver al hogar.
    Hoy en día, el hartazgo al encierro hizo su efecto y la gente se reúne, aunque eso implique más riesgo de contraer el COVID-19.
    La norma en muchas ciudades durante los últimos fines de semana soleados, y a pesar de que el gobierno provincial no ha flexibilizado la cuarentena por lade circulación del virus, es el cumplimiento más que laxo de las normas preventivas dictadas por las autoridades sanitarias.
    La vigilancia es nula; los controles, que fueron exhaustivos en el inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, se han relajado tanto como la obediencia civil.

    Gente reunida en el predio de calle 3 de Febrero al 1200 disfrutando de otra jornada soleada.