• Hoy 7 - Zárate - 10° / 15.4°
    • Despejado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 80%
  • “Es la primera vez en 27 años que vivimos una situación así”

    21/9/2020

    En la Guardia del Hospital “San José de Campana” se atienden más de 300 vecinos por día -unos 100.000 al año. Desde consultas leves a graves, accidentes, baleados y detenidos, todos pasan por el triage allí montado. Desde el inicio de la pandemia, se sumó a ese trabajo, decenas de consultas diarias por Covid-19.
    Allí se brinda atención a todos los vecinos que ingresan con síntomas de Coronavirus y realizan los hisopados. En los casos graves, se los estabiliza hasta su trasladado al área de internación ó a la unidad de terapia intensiva.
    “Es la primera vez en 27 años que vivimos una situación así, pero estamos bien. Tenemos más adrenalina, más miedo. No estábamos preparadas para todo esto que pasó”, contó Noelia González, responsable de enfermería de la guardia. “Tuvimos y tenemos miedo, pero somos fuertes y contamos con los elementos de protección necesarios”, continúa contando la experimentada enfermera, quien guía a las más jóvenes, muchas de las cuales, al igual que ella, ya se contagiaron de Covid-19.
    “Tenemos un gran equipo de trabajo, y logramos fortalecerlo para enfrentar este desafío”, explica la doctora Sol Barboza, quien en la actualidad es una de las responsables de los hisopados. “Hoy debemos hacer un poco más de lo que hacíamos, no es solo el hisopado, es la contención del paciente y familiar. Ahora empezamos con el protocolo de despedida de familiar, que es muy movilizador”, resalta la doctora Adriana Ciappini, otra de las experimentadas del área: “Fue un desafío pero entre todos logramos hacer un buen trabajo desde la guardia. Más que la cantidad de trabajo, lo que cambió es la calidad ya que el paciente con Covid demanda más atención. Pero, además de estos pacientes, tenemos todos los demás”.
    “Me siento orgullosa de este equipo, de todos, desde enfermeras, médicos, recepción, todos. Cada uno pone su esfuerzo para que los vecinos sean atendidos de la mejor manera posible”, coinciden ambas médicas. Hoy se ha reestructurado la guardia, entre el área de febriles ó con síntomas de coronavirus y la zona de los pacientes no covid. Luego de pasar por el triage, son las empleadas de la recepción quienes derivan a los pacientes hacia la zona correspondiente. “Nuestro trabajo también se amplió, porque tenemos dos guardias”, relata Gloria Czernaczuck, una de las empleadas de la recepción.
    Todo el equipo de la guardia coincide en que enfrentar la pandemia los tiene exhaustos, sobre todo por la angustia que se genera.
    “Lo que más nos da miedo es contagiar a nuestras familias. Yo no siento miedo de mi contagio, pero sí siento mucho miedo de llevar la enfermedad a casa. No me perdonaría nunca contagiar a mis hijos o a mis padres. Nosotros elegimos estar acá y ellos no”, se confiesa la doctora Barboza, antes de volver a colocarse su equipo de protección personal – barbijo, guantes, camisolín, antiparras, máscara, entre otros elementos – y volver a ingresar al consultorio para seguir con los hisopados.
    Mientras tanto, camilleros trasladan a dos pacientes hacia la terapia intensiva, con insuficiencia respiratoria –causada por el Covid-, del otro lado de la puerta unos 20 vecinos esperan para hacerse hisopados y otros 10 para atenderse de otras patologías.

    A %d blogueros les gusta esto: