• Hoy 24 - Zárate - 24.1° / 24.5°
    • Lluvia
    • Presión 1011 hpa
    • Humedad 85%
  • Música alta, ruidos molestos y fiestas clandestinas

    22/9/2020

    Hace una semana, una agente de la Dirección de Prevención Urbana (DPU) resultó herida cuando acudió a un llamado por música alta en barrio FONAVI. Un móvil se dirigió hasta el monoblock n° 7 y constató que el alerta recibida a la base municipal era verdadera; lo que debía ser un simple procedimiento de rutina se complicó cuando el personal golpeó la puerta de la vivienda y fue recibido a baldazos de agua. Debido al susto una de las agentes retrocedió y se torció el tobillo, quedando muy cerca de caer por las escaleras: la rápida reacción de su compañero evitó una desgracia peor. Por estas horas se confirmó que deberá usar yeso por algunas semanas.
    Pero este hecho no fue una situación aislada; el viernes denunciaron ruidos molestos en Calle 107 y vías del ferrocarril de Lima. Un vecino, cerca de las 22 horas, denunció que había un grupo de personas escuchando música a muy alto volumen y permanecían reunidas en la calle; algo que está prohibido en el marco del Decreto de Aislamiento Obligatorio del presidente a raíz de la pandemia.
    Otro hecho se registró en Santa Fe y Catamarca, ya el sábado a la una de la madrugada. Una vecina denunció que se escuchaba música a muy alto volumen y risas; como si se tratara de una fiesta privada clandestina.
    Otro hecho de similares características, esa misma madrugada del sábado cerca de las 2 AM; en calle Marimón al 500. Una vecina denuncia que en un galpón se escuchaba música a alto volumen. Los agentes van hacia el domicilio, constatan que la música provenía del interior de un galpón, pero nadie respondió al llamado. Otro hecho parecido en Rivadavia al 1300, que había música a muy alto volumen.
    Y esa madrugada, cerca de las 3 de la madrugada, la central de monitoreo recibe otra llamada denunciando que en Güiraldes al 300, había música a muy alto volúmen. Allí los agentes municipales se entrevistaron con el propietario, quien pidió disculpas y se comprometió a bajarla.
    En tanto el sábado 19, a la medianoche, un vecino denunció que había una fiesta privada clandestina en Justa Lima y Teodoro Fels. Agentes de DPU se acercaron al lugar, se entrevistaron con la dueña y se les informó que están prohibidas las reuniones sociales y los ruidos molestos. Y de buenos términos los moradores del lugar accedieron a bajar el volumen de la música.
    Otro hecho de “ruidos molestos”, se registró en la madrugada del domingo en la calle Sargento Cabral y Agustín Alvarez se estaría desarrollando una fiesta clandestina con música a alto volumen. Del hecho interino el Comando Patrulla.
    Por último, se registró otra denuncia por “ruidos molestos” en Aristóbulo del Valle 992; alrededor de las 2:30 horas. Allí un frentista reclamó la intervención policial porque había una fiesta y escuchan música a muy alto volumen. En este hecho también intervino el Comando Patrulla.