• Hoy 18 - Zárate - 9.6° / 11.7°
    • Despejado
    • Presión 1021 hpa
    • Humedad 74%
  • El aroma de tilos presente en diciembre

    7/12/2020

    Los tilos están en flor, y no sólo lo revelan los frisos de polvo amarillo que festonean el cordón de las veredas, sino, sobre todo, el aroma que expanden sus floraciones. No siempre este fenómeno se manifiesta con la misma fuerza, la poca humedad ambiental hace que la luz solar, principal estímulos de la foliación actúe y el follaje de los árboles sea muy abundante y denso.
    La popularidad de esta especie se debe a la virtud que se atribuye a sus flores de lograr la aspiración casi universal de calmar los nervios. Las flores nacen junto al pecíolo de la hoja, sostenidas por un largo tallito que se dilata y forma una bráctea como una hoja larga y angosta. Hacia la mitad de su nervadura central emite otro tallito del que nacen varias pequeñas flores. Se las debe recolectar cuando acaban de abrir, desechando las aún cerradas o ya marchitas, la recolección exige cierta agilidad porque habría que trepar al árbol y recoger sólo las flores, aunque se considera que guardarlas con su bráctea es garantía de legitimidad. Sea como fuere, hay que juntarlas un día soleado y seco, procurar que las flores sequen rápidamente a la sombra, y guardarlas con los mismos cuidados.
    El tilo que abunda en la región, y fue la plantación urbana original de La Plata, la ciudad de los tilos, es la Tilia moltkei, un híbrido entre la Tilia americana y la Tilia petiolaris, y a la que no se le atribuyen cualidades medicinales.
    En cambio, la Tilia platyphyllos o Tilo de Holanda es la que figura en la mayoría de las farmacopeas europeas por sus propiedades curativas, y, en menor medida la Tilia cordata o Tilia parvifolia. Los tratados de medicina también destacan que se usan la corteza y la albura, o sea la parte blanca de tronco que se encuentra debajo de la corteza. Esos elementos, convenientente fraccionados, son usados en las herboristerías.
    Es un gran árbol forestal con una imponente copa alta. Muchas de sus especies son de origen europeo, pero también las hay norteamericanas y asiáticas, y en nuestra pampa húmeda alcanza un excepcional desarrollo. El tilo que puebla las calles no da semillas, es estéril y su reproducción se efectúa por medio de hijuelos de raíz, que son a la vez su principal inconveniente porque la fuerza de su brotación levanta todos los pavimentos. Es de hoja caduca, pero en estos veranos implacables genera espesa y fresca sombra.

    A %d blogueros les gusta esto: