• Hoy 9 - Zárate - 16.5° / 18.2°
    • Nublado
    • Presión 1021 hpa
    • Humedad 72%
  • Operativos en fiestas clandestinas: en una había más de 500 personas

    7/12/2020

    Durante las últimas semanas comenzaron a registrarse en la ciudad de fiestas clandestinas, cuya situación requirió la diagramación y despliegue de operativos por parte de la Secretaría de Seguridad de la Municipalidad con el proposito de evitar este tipo de encuentros que, no solo no cuentan con la habilitación correspondiente para realizarse, sino que representan un riesgo para la salud de la población en medio de pandemia de Covid 19.
    En este marco, el pasado fin de semana la Dirección de Prevención Urbana en colaboración con Prefectura Naval Argentina y el Comando de Patrullas debió intervenir en varios eventos donde se congregaron centenas de personas, lo cual, además de no contar con los recaudos correspondientes, viola la normativa vigente que prohíbe la realización de fiestas y reuniones que convoquen masivamente.
    La primer intervención tuvo lugar pasada la medianoche del viernes, en las inmediaciones de Chacabuco al 1800, en Villa Angus. Allí más de un centenar de personas acudió a una fiesta clandestina que tuvo su desarrollo en simultáneo en tres viviendas. La intervención de los agentes de la DPU y PNA lograron desarticular el evento que se encontraba en pleno desarrollo.
    Tras ese operativo que se extendió hasta las 2 de la mañana, aproximadamente, los móviles de la DPU se trasladaron hacia la localidad de Escalada, luego de que trascendiera a través de redes sociales, la realización de una fiesta en una cancha de fútbol barrial. Horas antes, desde la Secretaría de Seguridad habían recorrido la zona para tratar de prevenir la realización del evento, pero en el lugar no había señales de que se fuera a realizar una fiesta.
    Al regresar en horas de la madrugada el escenario fue totalmente distinto. Más de 500 personas se congregaron en el lugar pautado
    “Una vez que constatamos que se estaba realizando la fiesta pedimos apoyo a Prefectura y a Policía y nos colocamos en el ingreso a Escalada para hacer controles de documentación. Cuando llegaron las fuerzas fuimos a la desarticulación de la fiesta”, describió a LA VOZ, el secretario de Seguridad, Alejandro Cimiotta.
    El operativo ocasionó varias respuestas; aquellos que se encontraban a pie o en motocicletas, comenzaron a escapar a campo traviesa, mientras que los que se encontraban en automóviles fueron interceptados por los controles de tránsito. Pero también hubo personas que comenzaron a alterarse y protagonizaron ataques contra los efectivos policiales y los agentes de DPU, a quienes intentaron agredir arrojando piedras a trabajadores y móviles, entre otros actos de violencia.
    “Secuestramos seis vehiculos por alcoholemia y faltante de documentación”, señaló Cimiotta y puntualizó en un factor que resulta sumamente preocupante en estas circunstancias: “Había muchos menores, chicas y chicos que acuden a fiestas donde no hay ningún responsable, donde no hay control ígneo, no hay control sobre la cantidad de asistentes, no hay control sobre la venta de alcohol. Nos preocupa mucho eso porque se puede comprometer la integridad física de las personas”. Si bien no se pudo individualizar a quienes serían los responsables de la convocatoria, desde la Municipalidad adelantaron que tratarán de ubicar al titular del predio, sobre quien también pesa cierto grado de responsabilidad.

    MAS OPERATIVOS

    Una de las intervenciones que llevó a cabo la Secretaría de Seguridad durante la madrugada del sábado tuvo lugar en un bar ubicado en Rivadavia y Andrade, donde se pudo constatar la presencia de más de un centenar de personas. Ante la detección de esa situación, las autoridades se entrevistaron con los propietarios del local y lograron desactivar la fiesta, a la vez que ejecutaron controles de alcoholemia y documentación.
    Tras esa intervención, nuevamente el desborde se hizo presente en una fiesta clandestina que tuvo lugar en Teodoro Fels y La Pampa, en barrio Obrero.
    “Detectamos una fiesta con más de cien personas, música y luces. Allí encontramos dos motocicletas de alta cilindrada con pedido de captura. Había jóvenes muy agresivos y el personal policial debió aprehender a dos personas por resistencia a la autoridad, luego de golpear los móviles y de intentar golpear a los efectivos policiales”, detalló el Secretario de Seguridad Ciudadana.
    “La mayoría de las veces que asistimos es por llamados de vecinos. Tenemos que garantizar que se cumplimenten los decretos nacionales y provinciales y la legislación local. Bajo ningún punto de vista estamos atentando contra los encuentros familiares, por el contrario cuando asistimos a ese tipo de eventos y podemos constatar que se trata de un evento familiar, solo pedimos que no se excedan de lo permitido y los dejamos continuar”, comentó Cimiotta.

    Operativo en Escalada.
    A %d blogueros les gusta esto: