• Hoy 7 - Zárate - 10° / 15.4°
    • Despejado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 80%
  • “Comienza una etapa donde tenemos que militar y garantizar el cumplimiento de lo que consagra la ley”

    31/12/2020

    Tras la aprobación en el Senado y sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, LA VOZ dialogó con referentes Pro Aborto en Zárate para conocer su mirada sobre lo acontecido, una balance de cada una de las luchas y los desafíos que se vislumbran a futuro.
    Agustina Medina, es docente de Historia de nivel secundario, miembro de Suteba y secretaria de Género de la CTA Ribera del Paraná, asi como también integra la Colectiva Feminista Zárate Lima.
    “Estamos muy contentas, alegres, felices y muy emocionadas. Es una culminación y un comienzo; la culminación de una lucha histórica, de muchos años, incluso de todo el siglo XX pero sobre todo desde la década del ‘80, con un montón de feministas históricas como Nelly Minyersky, Dora Barrancos, que incluso acompañan hoy en día. Y tambien la culminacion de la militancia por la campaña del aborto legal, que este año cumplió 15 años de presentar el proyecto casi todo esos años”, expresó Agustina a LA VOZ.
    La aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo significó una conquista para el movimiento feminista, tras obtener un resultado adverso en 2018.
    “Estamos muy emocionadas por todo lo que pasó en el camino, todas las que militamos en el feminismo de alguna manera siempre tuvimos cerca, conocimos una historia o supimos acerca de alguna compañera que tuvo que atravesar una situacion de aborto clandestino, de ilegalidad, de miedo, de maltrato aún cuando encuadraba en la interrupcion legal y los servicios de salud no estaban predispuestos a recibir esas demandas. Es mucha emoción porque una siempre piensa en las que no están, o no están para contarlo, en el sufrimiento real que significó para muchas mujeres”, agregó.
    Desde una perspectiva histórica, la militante feminista sostiene a partir del 2015, con la fuerza que tomó el movimiento Ni Una Menos en el marco de la preocupante escalada de femicidios, comenzaron a ponerse de relieve otras demandas de las mujeres que sirvieron para poner en discusión temas que antes se encontraban vedados.
    “Creo que desde el 2018, con la presentación del anterior proyecto, había algo que estaba circulando que empezó a ser percibido por las más jóvenes y que logró trascender en todas las esferas de la sociedad, en todos nuestros ámbitos y que se instaló como debate. En el transcurso hemos sabido construir argumentos y posiciones, conocer historias que fue lo que derivó en esta aprobación que de algún modo nos sorprendió a todas en esa diferencia de números en la votación en el Senado, tan distinto a lo que había pasado en la presentación anterior”, analizó Agustina.
    En este sentido, tras esta lucha también se abre un nuevo escenario para el feminismo en nuestro país: “Creemos que ahora comienza una etapa donde tenemos que militar y garantizar el cumplimiento punto por punto de lo que consagra la ley, es un gran paso pero queda otra mitad que tiene que ver con el cumplimiento efectivo de lo que se reglamente, hacer cumplir el derecho de las mujeres y las personas con capacidad de gestar a interrumpir voluntariamente su embarazo”.
    Es por eso, que puntualizó en la necesidad de “garantizar la Educación Sexual Integral, de capacitar al personal de salud, a docentes que están vinculados con la situación, para brindar atención, contención. Consideramos que ese acceso a los métodos anticonceptivos y el conocimiento es toda una gran tarea que nos queda por delante”.
    Por último, concluyó: “La tercer cuestion -a mi entender la mas compleja-, tiene que ver con estar atentas a todas las situaciones que aun con los protocolos de aborto no, punible y de interrupcion legal del embarazo, han habido muchos sectores que deliberadamente obstruian ese derecho y es probable que lo sigan haciendo. Tenemos que estar muy atentas a que la objeción de conciencia no se transforme en un elemento que dilate y termine impidiendo el acceso a la práctica. Sabemos que es una construcción que va a llevar tiempo, que va a haber mucha resistencia, pero ahí estaremos acompañando en la calle, en situaciones particulares, en las escuelas, en lugares de trabajo y donde sea necesario”.

    A %d blogueros les gusta esto: