• Hoy 9 - Zárate - 11.7° / 16°
    • Nublado
    • Presión 1023 hpa
    • Humedad 86%
  • Cuáles son las otras vacunas que podrían aplicarse además de Sputnik V y cómo están hechas

    7/1/2021

    La Argentina mantiene negociaciones con cuatro laboratorios productores de vacunas contra el coronavirus como Pfizer -que ya recibió la aprobación de la Anmat-, Sinopharma, Sinovac y Janssen, además del acuerdo firmado con Oxford/AztraZeneca y la reciente adquisición de las primeras 300.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V que comenzaron a aplicarse este martes en todo el país.
    El país ya tiene comprometidas más de 50 millones de dosis de acuerdo a los contratos que firmó con AstraZeneca por 22,4 millones de dosis (que llegarían en marzo), con el Fondo de Inversión Rusa por 20 millones de dosis de la Sputnik V (que se completarían entre diciembre y marzo) y a través del Mecanismo COVAX de OMS por otras 9 millones que llegarían a partir de febrero.
    En referencia a las otras negociaciones, el ministro de Salud Ginés González García informó la semana pasada que con Pfizer, cuya vacuna fue aprobada el 22 de diciembre por la Anmat para su uso en el país bajo la modalidad de emergencia, “surgió un problema y todavía no está terminada” la negociación.
    Las seis vacunas se encuentran en fase tres y varias de ellas (Sputnik V, Pfizer, Oxford/AstraZeneca) han presentado oficialmente resultados interinos de eficacia y seguridad de los ensayos clínicos de fase 3.
    LOS TIPOS DE VACUNAS
    Las seis vacunas fueron desarrolladas en base a diferentes plataformas (tecnologías).
    La de Pfizer es la más innovadora: utiliza una tecnología denominada ARN mensajero que se aplica en dos dosis vía intramuscular, la segunda 28 días después de la primera.
    Este tipo de vacunas utilizan directamente el código genético de una proteína viral (en este caso se utiliza la proteína espiga), que al ingresar al organismo provoca que las células “produzcan” esta proteína y al reconocerla se activa el sistema inmunológico.
    Hasta el momento no hay vacunas que utilicen esta tecnología que requiere de una conservación a menos 70 grados (con una tolerancia de más o menos 10 grados).
    Las de Oxford/AstraZeneca, Sputnik V y Janssen utilizan como vectores adenovirus (virus que causan resfríos comunes) genéticamente modificados para que no se reproduzcan en el organismo (y por lo tanto inocuos) que sirven para transportar material genético del virus del que se quiere inmunizar; en este caso una parte de la proteína espiga del coronavirus.
    Oxford/AstraZeneca utiliza adenovirus de chimpancé; Sputnik V usa dos adenovirus humanos diferentes (el 26 y el 5) y Janssen usa un solo adenavirus humano.
    Los adenovirus humanos -como los de las vacunas de Janssen y la Sputnik- se utilizan en otras vacunas como la del ébola.
    Las vacunas chinas de Sinovac y Sinopharma utilizan virus inactivado, una versión muerta del germen que no produce enfermedad pero genera anticuerpos y que ya se utiliza en varias vacunas como las de la gripe, hepatitis A, polio y la rabia.

    Son 6 las que están en fase III y podrían aplicarse en el país.

    Sin reacciones indeseables

    La vacuna rusa Sputnik V contra la Covid-19 ya fue administrada a más de un millón de ciudadanos rusos, entre los cuales no se detectaron reacciones indeseables, más allá de los casos de fiebre en los primeros días tras su inoculación, declaró Alexander Guintsburg, el creador del fármaco y director del centro de investigación Gamaleya.
    Según informó el medio ruso Sputnik, el microbiólogo señaló que el Ministerio de Salud y el Servicio Federal de Vigilancia Sanitaria (Roszdravnadzor) están monitoreando el estado de los pacientes vacunados y constataron que entre ellos no se registraron reacciones adversas, más allá de las identificadas en la etapa de prueba.
    “Hasta la fecha, creo, ya hay más de un millón (de personas vacunadas)”, manifestó Guintsburg al medio ruso RIA Novosti.
    Asimismo, el director del centro de investigación Gamaleya agregó que al menos 100.000 dosis del medicamento entran en circulación civil a diario.
    Los resultados obtenidos durante la fase 3 de los ensayos clínicos de Sputnik V, diseñada a partir de una tecnología de adenovirus humano -no vivos- de dos vectores diferentes (Ad26 y Ad5 que se aplican en dos inyecciones) demostraron que la eficacia del fármaco es del 91,4%.
    Estos vectores son adenovirales y no de adenovirus humanos vivos, por lo que no multiplican y resultan seguros para la salud, además cabe recordar que la plataforma de dos vectores ya existe y se utilizó para la creación de otras vacunas.
    En un primer momento, el antídoto estaba disponible solo para los trabajadores de la salud, de la educación y de los servicios sociales de entre 18 y 60 años y sin enfermedades crónicas y recién este lunes arrancó con la vacunación destinada a mayores de 60 años.

    A %d blogueros les gusta esto: