• Hoy 17 - Zárate - 16.5° / 18.2°
    • Nublado
    • Presión 1021 hpa
    • Humedad 60%
  • Club de Planeadores Zárate: vuelos recreativos y una experiencia singular

    22/3/2021

    En 1953 se fundó enel Club de Planeadores Zárate, una institución insignia del vuelo a vela que aún hoy es el semillero de grandes figuras de competencias aeronáuticas y que se propone acercar a la comunidad a una actividad tan excepcional como es la experiencia del vuelo sin motor.
    Kablamos con Matias Ayail, presidente del CPZ ubicado en el aeródromo de Antártida Argentina y Ruta 9, quien puntualizó en la idea que llevan adelante en el club para fomentar la actividad a traves de vuelos recreativos (o de bautismo) que permita acercar a las personas interesadas a la disciplina.
    “Trabajamos en la formación de pilotos que es una parte pilar de nuestro aeroclub. Para eso estamos habilitados como CIAC (Centro de Instrucción Aeronáutica Civil) que lo habilita la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), que es el ente que regula toda la actividad aeronáutica. Dentro de ese centro nosotros cumplimos con los requerimientos para poder estar habilitados; tenemos grupos de instructores que son los pilotos que ya tienen la formación para poder dar la instrucción a los pilotos nuevos”.
    Según contó Matías, históricamente hubo mucha necesidad de formación de pilotos, porque para los alumnos más jóvenes esta actividad representa el comienzo de una carrera aeronáutica, que inician con la certificación de piloto de planeador para después continuar con su formación en escuelas de vuelo motor, y seguir con su carrera de vuelo comercial.
    “Nuestro club cuenta en la historia con varios pilotos que comenzaron su formación aquí, continuaron su carrera y hoy son comandantes de líneas aéreas. Esta actividad es para todos los gustos; está la formación por hobbie, por deporte, y la de pilotos más grandes que se acercan con las ganas de aprender a volar. Tenemos formación de planeadores biplaza, que después continúan en forma de vuelos recreativos y vuelos deportivos. Tenemos una historia muy vasta de pilotos de mucha trayectoria que a lo largo de los años han escrito la historia del vuelo a vela en Argentina, donde competimos a nivel regional, nacional y a nivel mundial”, explica Matías.
    No es una exageración decir que el desempeño de la entidad en la actividad aeronáutica es de excelencia, si consideramos que hay pilotos que se formaron allí y luego pasaron a integrar el equipo de vuelo argentino representando al país: “Tenemos el orgullo de tener pilotos que han tenido una trayectoria increíble, con campeones nacionales en varias oportunidades. Es una tradición que, como el club hace su propio campeonato interno, esa formación de piloto se va extendiendo, va pasando a traves de las generaciones. En el 2019 tuvimos al campeón y en el 2020 al campeón y al subcampeón nacional”.
    Vuelos recreativos abiertos a la comunidad
    La primera aproximación que hace una persona ajena a la aeronáutica es a traves de los vuelos recreativos que se ofrecen en el Club de Planeadores. Aún en contexto de pandemia, esa experiencia se encuentra abierta al público, solo que para poder acceder los interesados deben contactarse a traves de las redes sociales de la entidad para solicitar un turno, con el propósito de garantizar el cumplimiento de todos los protocolos sanitarios vigentes.
    “Los vuelos recreativos son abiertos a la comunidad y son parte de nuestra misión. Nuestra actividad es durante los fines de semana y días feriados”, explica Matías. La persona que decide vivir esta experiencia recibe una explicación de teoría básica sobre el vuelo sin motor, luego una charla de seguridad y después despega junto a un piloto mientras son remolcados por un avión a motor. Cuando el planeador llega a los 500 metros de altura, la soga que lo unía a la otra nave se desprende y allí la intensidad se apodera del momento: “Es una sensación única y una garantía de satisfacción; todo aquel que vino, bajó muy agradecido. Es una sensación distinta al vuelo a motor, porque no hay ruido, solo se escucha el viento. La idea es transmitir que se puede volar utilizando la energía que hay en la atmósfera”.
    El vuelo se hace a través de corrientes ascendentes que se generan por las térmicas; la expertis del piloto consiste en ir buscando esas corrientes para ganar altura y mantenerse suspendido.
    “Me gusta mucho el vuelo deportivo, hace diez años que comencé con la actividad. Es muy gratificante porque es una competencia, no solo contra el resto de los pilotos, sino contra uno mismo. Hay que aprender mucho de meteorología, de performance de los planeadores, estrategias y la verdad es que es fascinante”, relató el presidente del CPZ, y concluyó: “Queremos felicitar y celebrar junto con toda la comunidad este aniversario de la ciudad, y también invitarlos a que se pongan en contacto para coordinar vuelos de bautismo, y por eso lanzamos este descuento del 10% a aquellos que estén interesados en venir a conocer la actividad”.

    A %d blogueros les gusta esto: