• Hoy 7 - Zárate - 10° / 15.4°
    • Despejado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 80%
  • Momentos dramáticos por el fuerte temporal

    9/4/2021

    Las intensas lluvias registradas en la tarde de ayer, volvieron a generar varias consecuencias en la ciudad con calles anegadas y viviendas inundadas.
    Tal como ocurrió días atrás, los desagües pluviales de la ciudad no tienen la capacidad suficiente para dar respuesta a las fuertes precipitaciones que se registraron en un breve lapso de tiempo, y eso generó que calles y avenidas se vieran cubiertas de agua.
    Avenidas como Gallesio, Rivadavia e intersecciones como Cuyo y Bolívar, Matheu y Soler, General Paz y Pueyrredón, entre otras, se encontraban intransitables tras las lluvias.
    La falta de mantenimiento de los pluviales derivó en que las calles no pudieran desagotarse, generando la acumulación de agua que luego se desplazó al interior de las viviendas. Esto es lo que ocurrió en barrio San Jacinto, en calle Ameghino al 2200 donde varios domicilios sufrieron complicaciones.
    Allí, fueron los propios vecinos los que tuvieron que abocarse a la limpieza de los desagües dado que, aún cuando las precipitaciones se habían detenido, el agua permanecía en la calle y al cierre de esta edición aún no habían recibido asistencia. “Cada vez que llueve pasa lo mismo”, señalaron con fastidio.
    El Centro no quedó exento de la situación. En Ituzaingó el agua cubría la calle de vereda a vereda, lo mismo que Pinto y Brown, y en varias otras calles de la ciudad el panorama era el mismo.
    En Villa Angus y Reysol el escenario también fue sumamente complejo y para los habitantes del barrio parece una historia de nunca acabar, ya que hace pocas semanas también resultaron damnificados por una situación similar por que sufrieron varias pérdidas.
    VECINOS DE VILLA FLORIDA OTRA VEZ PERDIERON TODO
    Los vecinos residentes en la zona de El Bajo y Villa Florida no llegaron a recuperarse de las consecuencias del último temporal, que otra vez tuvieron que lamentar una situación peor.
    Con angustia, indignación y un total desamparo, comentaron a LA VOZ en la noche de ayer las pérdidas sufridas tras el temporal.
    “En la casa de mi hija el agua entró más de un metro, perdió todo. La heladera y el lavarropas quedaron flotando. Perdió las máquinas que usa para trabajar, la ropa, los muebles, tuvieron que sacarla con soga porque el agua la arrastraba. El agua tiró paredones, rompió portones por la fuerza con la que bajaba por el zanjón”, relató a este medio Olga, una vecina del lugar.
    En este sentido, los habitantes del barrio responsabilizaron otra vez a las autoridades municipales “por no cerrar la compuerta” ubicada en el zanjón del ex ferrocarril Urquiza, en las cercanías con el cruce de calle Justa Lima.
    Al respecto, agregaron que además del agua de lluvia, también tuvieron que soportar la presencia de desechos cloacales dado que los conductos se vieron desbordados ocasionando el rebalse.
    El alerta por lluvias para los próximos días incrementó la preocupación de la gente, ante la incertidumbre de sufrir nuevos y mayores perjuicios por el temporal.

    Las calles Matheu y Soler, inundadas de punta a punta.
    A %d blogueros les gusta esto: