• Hoy 18 - Zárate - 6.1° / 9.2°
    • Nublado
    • Presión 1021 hpa
    • Humedad 82%
  • Después de 25 años, el femicidio de Susana Cantero sigue impune

    14/4/2021

    Se cumplen 25 años del horrendo crimen, -hoy sería calificado por la ley como femicidio- de la joven Susana Edith Cantero quien el sábado 13 de abril de 1996, salió de su casa a las 22, hacia al Club Pellegrini para encontrarse con un joven con quien se habría citado telefónicamente y nunca más se la encontró con vida.
    Desde ese momento, nada se supo de ella. La familia comenzó la desesperada búsqueda de la joven sin resultados, hasta que tres días después un llamado anónimo al canal de televisión local, indicó que había un cadáver en un baldío en la esquina de Julio A. Costa y Sargento Cabral, a cuatro cuadras del lugar donde algunos testimonios señalaron más tarde que la habían visto por última vez.
    El hallazgo fue conmovedor para una sociedad no acostumbrada a estos delitos tan graves y que solo había seguido por los medios el crimen de María Soledad Morales en la ciudad de Catamarca, aquel que conmovió al país e inició las marchas multitudinarias de la comunidad en silencio para exigir justicia. Parecía que años después, se repetía en Zárate un hecho similar, las marchas en el reclamo de justicia y condena a los responsables que se asimilaban al crimen de Catamarca.
    El cuerpo de Susana Cantero -quien padecía de epilepsia- fue encontrado con golpes, hematomas, con signos de violación y profundos cortes en las zonas genitales en un baldío de la calle Julio A. Costa y Sargento Cabral. Con el hallazgo del cadáver, comenzó para la familia una dramática odisea de años buscando Justicia.
    Las primeras conclusiones del SEIT, -Servicio Especial de Investigaciones Técnicas-, señalaron que la violación y el crimen fue perpetrado con la participación de dos o más personas, y que también que el cuerpo que fue arrastrado hasta el lugar, fue minuciosamente lavado para borrar huellas.
    En Zárate comenzó a comentarse que habría “peces gordos” involucrados en el horrendo crimen. El Juez Porta que reemplazó a la Dra. Andreini, primera en entender en la causa, ordenó detener a cuatro sospechosos quienes después de doce días recuperaron la libertad por falta de mérito. La investigación siguió empantanada, entonces comenzaron las marchas del silencio a principios de mayo encabezadas por la hermana de la joven Amelia Ibarra y su madre Modesta Ibarra.
    Luego de mucho tiempo de infructuosas investigaciones, la familia ya no confiaba en la investigación policial, y aumentaronn las dudas y las sospechas de la participación de poderosos en el encubrimiento del crimen. En 1997, en un programa radial, Amelia Ibarra y su madre por primera vez acusaron directamente al Intendente y a su entorno de encubrir el crimen de su hermana. En la semana siguiente salió una nota en la revista Gente, titulada “¿Una nueva María Soledad?”.
    A la séptima marcha de silencio, asistió la Hermana Martha Pelloni para acompañar a la familia. Pelloni era conocida por haber impulsado junto con las alumnas de su colegio las marchas de silencio que culminaron con el esclarecimiento del crimen de María Soledad Morales. De espaldas a las puertas de la Parroquia del Carmen junto al obispo a Monseñor Rey y familiares de Susana, Pelloni acusó a la policía y al gobierno de dificultar el accionar de la justicia.
    Poco después , en una visita del gobernador Duhalde a Campana, a la que asistió el intendente Oscar Morano, la madre de Susana Canteros los increpó públicamente y reclamó justicia a viva voz. El gobernador ordenó entonces que atiendan su reclamo y , a raíz de este incidente la causa Nro.12.352 “Cantero Susana Edith s/homicidio” pasó a la recientemente creada Dirección de Delitos de Alta Complejidad de La Plata. Se prometió una investigación más exhaustiva en el voluminoso expediente de 2.800 fojas. En 1998, la causa tenía ya diez cuerpos y se realizaron una decena de marchas de silencio. Declararon más de 50 testigos y se realizaron 30 audiencias. El ministerio de Carlos Arslanian ofreció una recompensa a los que aporten datos sobre el crimen, ofreciéndoles garantías de inmunidad e identidad reservada. Pero, nadie declaró.
    En abril de 1999, se realizó la última marcha de silencio, con la presencia de Martha Pelloni, del obispo de la Diócesis Zárate-Campana, Monseñor Rafael Rey, de los padres de José Luis Cabezas, de Miguel Bru, de Sebastián Bordón, de María Soledad Morales, de las tres chicas asesinadas en Cipoletti y una multitud de vecinos que acompañaron a los familiares de Susana Cantero.
    PRESCRIPCION DE LA CAUSA
    El tiempo continuó transcurriendo y la causa por el crimen de Susana Edith Cantero, se fue aquietando, silenciando y no hubo ningún detenido.
    El 14 de junio de 2011, la Jueza de Garantías, Dra. Graciela Cione, resolvió la extinción del expediente penal por prescripción de la causa. Habían pasado 15 años.

    El sábado 13 de abril de 1996 salió de su casa a las 22 y nunca más se supo de ella. Las marchas y pedido de justicia. El 14 de junio de 2011, la justicia resolvió la extinción del expediente por prescripción de la causa. Habían pasado 15 años.
    A %d blogueros les gusta esto: