• Hoy 6 - Zárate - 16.5° / 18.5°
    • Nublado
    • Presión 1011 hpa
    • Humedad 75%
  • Misa crismal de bendición de óleos y renovación consagración sacerdotal

    16/4/2022

    El miércoles pasado, se realizó en la Catedral Santa Florentina de Campana la Misa Crismal presidida por el obispo Pedro María Laxague y concelebrada con los sacerdotes de la Diócesis Zárate-Campana .
    La misa crismal, presidida por el obispo y concelebrada con los sacerdotes de la diócesis, es la celebración en la que se consagra el Santo Crisma (de aquí el nombre de misa crismal); y bendice además los restantes óleos o aceites para los enfermos y los que se van a bautizar.
    La palabra crisma proviene de latín chrisma, que significa unción. El crisma es la materia sacramental con la cual son ungidos los nuevos bautizados, son signados los que reciben la confirmación y son ordenados los obispos y sacerdotes, entre otras funciones.
    Ordinariamente esta misa se celebra en la catedral de cada diócesis el Jueves Santo; pero, por razones de conveniencia pastoral, se puede adelanta a uno de los días de la Semana Santa.
    Haberla fijado el Jueves Santo no se debe al hecho de que ese sea el día de la institución de la eucaristía, sino sobre todo, a una razón práctica: poder disponer de los santos óleos, para la celebración de los sacramentos de la iniciación cristiana durante la Vigilia Pascual.
    Así pues el Santo Crisma, es decir, el óleo perfumado que representa al mismo Espíritu Santo, se da junto con sus carismas el día del bautizo y de la confirmación y en la ordenación de los sacerdotes y obispos.
    La materia apta para el sacramento debe ser aceite de oliva y aromas o materia olorosa.
    El rito de esta misa, de la misa crismal, incluye la renovación de las promesas sacerdotales. Tras la homilía, el obispo invita a sus sacerdotes a renovar su consagración y dedicación a Cristo y a la Iglesia. Juntos prometen solemnemente unirse más de cerca a Cristo, ser sus fieles ministros, enseñar y ofrecer el santo sacrificio en su nombre y conducir a otros a él.
    El Papa Francisco bendijo el Santo Crisma y los restantes óleos usados para los enfermos moribundos y en ceremonias de bautizo en una misa en el Vaticano el jueves santo. Allí también los sacerdotes renovaron sus votos y dedicación a Cristo.

    La misa fue presidida por el obispo Laxague.
    A %d blogueros les gusta esto: