• Hoy 7 - Zárate - 22° / 25.1°
    • Despejado
    • Presión 1010 hpa
    • Humedad 37%
  • Ambientalistas en Plaza Mitre

    27/4/2022

    Pese que sectores productivos celebran el anuncio de la construcción de una nueva central nuclear en Lima, otras voces ambientalistas, en cambio, rechazan de plano la instalación Atucha III. Tal es el caso del Movimiento Antinuclear Nacional.
    Por eso, organizaron una marcha el pasado sábado en nuestra ciudad y, al mismo tiempo, en varias localidades del país en contra la energía nuclear. Al mismo tiempo, proponen un debate popular para una verdadera transición energética.
    A nivel local, organizaron una movilización en Plaza Mitre, a las 17 horas, “en contra de la instalación de la nueva central nuclear china en Lima”, y durante la corriente semana continúan las actividades en la “semana de acción antinuclear”.
    El sábado pasado organizaron además, en todo el territorio nacional, la “Marcha Plurinacional Antinuclear” con la consigna; «Un accidente nuclear en algún lugar del mundo, es un accidente en todo el mundo”; “¿Nuclear? No, gracias”; “#no al Hualong One”. Los reclamos fueron; “la cancelación del Plan Nuclear Argentino en todas sus etapas; la cancelación del acuerdo con China, basado en el reactor nuclear Hualong One que pretenden instalar en Zárate; el desmantelamiento completo del resto de los reactores nucleares de Embalse (Córdoba) y Atucha 1, cuyas vidas útiles fueron extendidas ilegalmente, y también de Atucha 2 cuya puesta en marcha no fue consensuada con la enorme población a la que expone este proyecto; la remediación de todas las minas de uranio en Argentina y la cancelación de todos los proyectos vigentes de minería uranífera en la Argentina (Mendoza, Chubut, Rio Negro, La Rioja entre otros); la disolución de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA); la creación de un nuevo ente autónomo del Estado, con participación directa de la ciudadanía, que se encargue exclusivamente de darle un tratamiento adecuado al problema aún no resuelto, del manejo y control de la gran cantidad del combustible gastado en los reactores y demás productos radiactivos que son desechos de la industria uranífera; y la firma y ratificación por parte del Ejecutivo Nacional del Tratado de Prohibición de armas nucleares.
    La organización corre por cuenta de diferentes asambleas ambientalistas de distintos puntos del territorio y convocaron a una batería de acciones en las que advierten sobre el riego y las implicancias de la instalación de una nueva central nuclear y, particularmente, en “contra del plan nuclear argentino”.

    A %d blogueros les gusta esto: