• Hoy 25 - Zárate - 13.5° / 18.1°
    • Nublado
    • Presión 1016 hpa
    • Humedad 45%
  • Las veredas en mal estado siguen causando accidente de peatones

    7/7/2022

    La situación de las veredas de la ciudad es uno de los problemas cotidianos que enfrentan los vecinos a diario, ante la falta de arreglos y mantenimiento.
    El mal estado de las veredas, destinadas a la circulación de peatones, se presenta como una barrera arquitectónica para quienes se ven obligados a circular por allí. Baldosas rotas, pozos, presencias de volquetes o automóviles estacionados, son algunas de las postales de la ciudad que dejan en evidencia la falta de empatía entre los ciudadanos.
    Para las personas que deben utilizar sillas de ruedas, las no videntes o quienes presentan movilidad reducida, circular sobre una superficie con roturas no solo representa un desafío, sino un peligro para su integridad física.
    En horas del mediodía de ayer, una mujer oriunda de Campana que caminaba junto a su sobrina por calle Independencia, entre San Martín y Roca, sufrió una caída luego de tropezar en la vereda en mal estado. Vecinos que ocasionalmente se encontraban en el lugar se acercaron a auxiliar a la mujer, que presentaba lesiones en una de sus rodillas.
    Tal fue la fuerza del golpe, que el hecho le produjo una rotura en su pantalón a la altura de la articulación, que también presentaba una importante inflamación. Al lugar acudió personal policial así como también una unidad del Servicio de Emergencias Municipal, enviada por la Secretaría de Seguridad Municipal, cuyos profesionales médicos revisaron a la mujer.
    En ese aspecto, cabe remarcar que la responsabilidad en lo referente a construcción, mantenimiento y conservación de veredas es del frentista, que debe velar por el estado óptimo de la superficie para su circulación.
    Años atrás, desde la subsecretaría de de Control e Inspección General municipal, llevaron a cabo una campaña de inspección de las veredas, donde aquellas que se encontraban en mal estado o peligrosas para el transeúnte, debían ser reparadas por los frentistas, quienes recibían la notificación pertinente.

    A %d blogueros les gusta esto: