• Hoy 26 - Zárate - 21.9° / 22.6°
    • Nublado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 37%
  • Confirman la detención de la mujer condenada por el crimen de Stella Maris Ramírez

    19/8/2022

    A pesar de que el Tribunal Oral en lo Criminal Nro. 1 de Campana condenó a Amelia Itatí Lezcano a la pena de prisión perpetua, la mujer continuaba en libertad a la espera de la resolución de la Cámara de Apelación y Garantías del Departamento Judicial Zárate Campana.
    Los abogados defensores Horacio Daniel Paglia y Rosa Elisa Sangregorio habían presentado una apelación respecto de la determinación tomada por los jueces de primera instancia, los Dres. Guillermo Miguel Guehenneuf, Federico Daniel Martinengo y Gustavo Gabriel Pérez, pero los magistrados que componen la Cámara de Apelaciones decidieron no hacer lugar al recurso de apelación y finalmente se dispuso la detención de Lezcano, quien fue aprehendida en la ciudad de Goya, en Corrientes, y luego trasladada hacia la sede de la Dirección Departamental de Investigaciones de Zárate Campana, donde se encuentra alojada como paso previo a su destino final que será una unidad penitenciaria.
    En el mes de junio pasado, los jueces del TOC 1 decidieron declarar culpables y condenar a la pena de prisión perpetua a Carlos Entivero y Amelia Itatí Lezcano, por el delito de “Homicidio doblemente agravado, por tratarse la víctima una persona con quien el autor mantenía una relación de pareja conviviente, y por ser cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género (art. 80 inc. 1 y 11 del CP)”.
    Según pudo probar el fiscal de juicio, Dr. Alberto Gutierres, quien también estuvo a cargo de la instrucción de la causa, entre el 2 y el 7 de agosto de 2019, en el interior de la vivienda ubicada en calle 60 número 206 de Lima, Entivero y Lezcano, actuando en coautoría criminal produjeron la muerte de Stella Maris Ramirez.
    En aquellas circunstancias y mediando un contexto de violencia de género, Entivero le profirió gritos y propinó golpes a su víctima, empujándola contra la pared medianera y efectuándole golpes en otras partes del cuerpo.
    En esos días, mientras Stella Maris aún se encontraba viva, arribó a la vivienda Amelia Itatí Lezcano quien, conjuntamente con Entivero custodiaron a la víctima a fin de impedir que terceras personas le pudieran prestar auxilio con el objeto de lograr su muerte, para luego trasladarla fuera de la casa procediendo a limpiar los rastros que dejó el suceso, a los fines de deshacerse de pruebas como el teléfono celular, prendas de la joven, así como también lavaron sus propias vestimentas, las cuales tenían rastros de la víctima.

    Amelia Itatí fue condenada por el crimen.
    A %d blogueros les gusta esto: