• Hoy 24 - Zárate - 19.6° / 21.2°
    • Nublado
    • Presión 1014 hpa
    • Humedad 75%
  • La Municipalidad promociona un programa provincial para proteger a fumadores pasivos

    19/1/2011

    Aún conociendo los riesgos y contando con diversas campañas de información y prevención sobre el tabaco, en Argentina cada vez más personas y cada vez más jóvenes se inician en su consumo. En ese marco, el Municipio de Zárate continuará este año con la promoción del programa “Salud Sin Humo” del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires que el año pasado tuvo una importante repercusión, principalmente en los ámbitos escolares.
    El programa brinda asesoramiento a empresas, comercios, escuelas, centros de salud, hospitales y a todos aquellos que soliciten información sobre cómo lograr que sus ambientes puedan ser espacios 100 por ciento libres de humo. Quienes logran el objetivo reciben por parte del Ministerio certificados y beneficios. Además de otorgar capacitación en la promoción de ambientes sanos, el plan capacita en el tratamiento de la adicción tabáquica y otorga material de comunicación visual para la implementación del programa.
    Por enfermedades relacionadas al consumo del tabaco en el país mueren alrededor de 40 mil personas por año, de los cuales 6 mil no son fumadoras. En el mundo las enfermedades vinculadas con el tabaquismo constituyen la principal causa de muerte evitable y es en ese contexto que se han iniciado distintas iniciativas, desde legislativas hasta disuasivas, para reducir el número de fumadores activos y, por ende, pasivos.
    Sin embargo, la legalidad de la sustancia, su fácil acceso, la amplia presencia de imágenes positivas a nivel social, entre otros, contribuyen a su alto nivel de consumo.
    La exposición al “humo de tabaco ambiental” de quienes no son fumadores han llevado al Ministerio a promover el desarrollo de ambientes libres de humo tabáquico en la totalidad de los establecimientos públicos provinciales y municipales, no solo para proteger a los pasivos sino para ayudar a los activos a dejar de fumar. Es que, de acuerdo a diversos relevamientos presentados en el marco de las Jornadas “Argentina: Tabaco o Salud”, los espacios 100 por ciento libres de humo contribuyen a incrementar la cesación tabáquica en un 30 por ciento.
    Las autoridades sanitarias sostienen que está comprobado que el lugar de trabajo es donde más se fuma seguido de los ámbitos hogareños. Cuando una persona se encuentra en un lugar donde se prendió un cigarrillo inhala lo que se denomina “humo de tabaco ambiental”. Un humo que tiene más de 4 mil productos tóxicos y, al menos, 40 sustancias cancerígenas, lo cual lo convierte en la principal causa de contaminación ambiental de espacios cerrados.
    La única manera de evitarlo es a través de espacios libres de humo ya que se ha demostrado que ventilar no es suficiente, sólo se elimina el olor, las sustancias tóxicas permanecen invisibles durante 15 días; crear sectores para fumadores y no fumadores tampoco funciona, las sustancias no se contienen y continúan su circulación incluso por los ductos de ventilación.  No hay, según se establece en el programa provincial, un nivel mínimo de seguridad en la exposición al humo de cigarrillo. Por ello se tiende a la promoción de los espacios 100 por ciento libres de humo.
    CONTRASTES EN LOS AMBITOS PÚBLICOS
    Existe un importante y evidente contraste entre lo público y lo privado en la ciudad referido a esta problemática. Mientras cada vez más lugares privados se registran como libres de humo, en muchos edificios públicos se sigue sin respetar la ley antitabaco. Entre discusiones legales y falta de autorregulación de las autoridades, los funcionarios y empleados públicos no dan el ejemplo. Al principio se temía que costara que la gente cumpliera con las normas que prohíben fumar en edificios públicos y algunos espacios privados pero con acceso al público como restoranes, bares, boliches, shoppings, cines, teatros y otros. Sin embargo, estos lugares se fueron adaptando y es, la propia gente la que la hace respetar. Por eso, actualmente es difícil encontrar fumadores en un bar o en un restorán.
    La excepción, sin dudas, son los ambientes públicos como el Palacio Municipal e incluso áreas relacionadas a salud, como las salas de primeros auxilios, donde ya sean autoridades o empleados fuman sin restricciones
    EN CIFRAS
    En Argentina mueren 40 mil personas al año como consecuencia del tabaco. El consumo se inicia cada vez más precozmente. Cada día, 500 jóvenes comienzan a fumar. Un 60 por ciento de los adolescentes entre 13 y 15 años probó alguna vez un cigarrillo y el 30 por ciento lo hizo antes de los 11 años. Por otro lado, los estudios señalan que el 60 por ciento de los no fumadores está expuesto al humo de cigarrillo en sus propios hogares y en los ámbitos laborales. Esa exposición tiene consecuencias profundas en la salud. Aumenta en un 30 por ciento el riesgo de cáncer de pulmón y un 40 por ciento el riesgo de enfermedades coronarias.