• Hoy 21 - Zárate - 14.6° / 17.2°
    • Despejado
    • Presión 1027 hpa
    • Humedad 41%
  • Aún no hay detenidos por el asesinato de un empresario en Zárate

    24/1/2011

    El pasado 15 de febrero el joven empresario de 35 años, Federico Peraud, regresaba por la Ruta Panamericana de la provincia de Córdoba con su esposa y sus dos hijos menores.
    Mientras transitaba por el kilómetro 85, entre la Avenida Antártida Argentina y la Ruta 193, a la altura de la calle Pellegrini, una piedra colocada sobre la autopista golpeó contra su automóvil y rompió una de sus cubiertas, lo que obligó a Peraud a tirarse a la banquina y descender del vehículo para ver lo ocurrido.
    En el momento en que estaba revisando la rueda divisa a tres personas encapuchadas que se acercaban a él, a campo traviesa armados y con linternas. Al ver esto, se dirige rápidamente al baúl de su Rover, saca un rifle Mauser 735, que llevaba para cazar, y efectúa disparos al aire a modo de señal de advertencia. Como respuesta recibe un tiro mortal en el abdomen y fallece en el hospital local dos días más tarde, tras haber sido operado dos veces.
    Después la policía comprobó que los tres delincuentes intentaban asaltar a la familia y que las piedras habían sido colocadas con ese propósito en la ruta.
    Este caso generó mucha preocupación en la población zarateña ya que muchos vecinos reconocieron que era usual encontrarse con piedras en la Panamericana aunque nadie pensó que podía llegar a pasar un hecho de tal gravedad.
    Luego de casi un año, no hay detenidos ni sospechosos y, según lo expresado por la propia familia de Federico, no hay ningún tipo de avance significativo en la causa.
    SOLO PALABRAS
    Inmediatamente después de cometerse el hecho, el fiscal de la UFI Nº 1 local, Martín Zocca, inició una investigación junto a la DDI y la Comisaría Primera para ubicar a los autores materiales.
    A pocos días del asesinato de Peraud, el titular de la Jefatura Departamental, Mario Caballero informaba lo siguiente, “se realizaron tres allanamientos en una vivienda que sería del autor material del hecho, un joven y conocido delincuente de la zona que ya posee varios antecedentes. En esa morada, se encontró un pasamontaña, de similares características a las que portaban los delincuentes, un arma de fuego que se está sometiendo a pericias, y una motocicleta. También se demoró a un ciudadano quien, luego de ser interrogado, se retiró a su casa. Hay testimonios de testigos y creemos que estamos en la senda correcta para atrapar a uno de los autores materiales que ya lo tenemos identificado. Tenemos toda la voluntad de esclarecer este hecho y tarde o temprano estos delincuentes van a caer”.
    También el ex titular de la Comisaría Primera local, Mario Daniel Butti, aseguró que los asesinos “se puede decir que están identificados”, en correspondencia con lo manifestado por Caballero.
    A su vez, el ex ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, advertía casi como ajeno a sus funciones como funcionario, “la inseguridad es una realidad que no hay que desconocer y que tiene múltiples causas que llevan varias décadas”.
    “Quiero agradecer al ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación, Julio Alak, por la predisposición y el ritmo con que venimos avanzando desde el comienzo de este año, cuando nos planteamos mejorar la seguridad vial, mejorar la seguridad ciudadana, cuidar en el traslado la familia en nuestras rutas hasta los destinos turísticos. Como ustedes han visto una mayor presencia policial para la prevención con una baja muy considerable en los índices de delitos comparados a lo que fue la temporada pasada”, estas eran las declaraciones del gobernador Daniel Scioli, a pocas horas de haberse cometido el asesinato de este joven de 35 años en la Ruta Panamericana, luego de regresar de sus vacaciones. Un discurso casi abstraído y autista en relación a la inseguridad que padecían todos los bonaerenses.
    Luego, el mandatario provincial se comunicó por teléfono con la familia y les manifestó que “se quedaran tranquilos porque iban a dar con los autores de este crimen”.
    EL CASO PASO AL OLVIDO
    LA VOZ se comunicó con la familia Peraud, que confirmó que nada ha pasado desde el momento del hecho. Una vez que ellos dejaron de mostrarse en los medios de comunicación, de pedir justicia públicamente, el caso pasó al olvido.

    CAMBIOS EN SEGURIDAD

    En materia de seguridad, la única mejora introducida en esta zona tras el asesinato de Federico frente a su familia es que por orden ministerial, el Escuadrón de Seguridad Zárate-Brazo Largo, de Gendarmería Nacional, patrulle el corredor con dos móviles aunque de manera esporádica dado la gran zona en la ribera del Paraná que deben cubrir.
    A pocos días del hecho, el Municipio procedió a demoler una vieja construcción ubicada en Ruta Nacional N° 9, kilómetro 85, que era utilizada como “aguantadero” por delincuentes para cometer similares asaltos a automovilistas.
    Más allá de estas dos medidas que se tomaron a raíz de esto, todos los automovilistas siguen circulando en condiciones mínimas de seguridad, entre ellas la iluminación de la ruta Panamericana en el tramo Zárate-Lima.
    Si bien el asfalto de la ruta fue restaurado y ensanchado, toda esa zona sigue careciendo de iluminación. Más allá del poco avance de la investigación, esta situación continúa preocupando a los vecinos de la ciudad que transitan por esta autopista, muy utilizada por los zarateños.

    Federico Peraud en una foto familiar con su esposa.