• Hoy 28 - Zárate - 12.3° / 13°
    • Nublado
    • Presión 1010 hpa
    • Humedad 81%
  • Hubo desabastecimiento de combustible en la ciudad

    9/5/2011

    A pesar de que el sábado el gremio de los camioneros levantó la medida de fuerza que entorpeció el abastecimiento en las estaciones de servicio, durante toda la jornada del sábado y del domingo los surtidores de las estaciones de servicio locales se mantuvieron vacíos.
    A raíz de esto, se registraron largas colas de automóviles frente a los surtidores para poder cargar combustible. Si bien el gremio de los camioneros advirtió que el abastecimiento iba a empezar a normalizarse durante la mañana del sábado; la logística de la distribución marcó que la normalidad podría llevar algo más de tiempo, especialmente porque la medida se levantó durante el fin de semana, cuando la demanda es más alta y los camiones no suelen entregar nafta a las estaciones. Por eso, desde el sector de las petroleras señalaron que el abastecimiento recién podría normalizarse el lunes a la tarde.
    La postal durante todo el domingo fue “desoladora” en las estaciones de servicio de la rotonda. Playeros sentados en las veredas de los surtidores, cumpliendo horario, conos en las dársenas para cargar nafta, carteles de advertencia y personal de seguridad cuya función era parar a los automovilistas para avisarles que el suministro aún seguía cortado.
    La llamativa tranquilidad se veía alterada por el paso de un auto al maxikiosco de la estación de servicio o por algún automovilista que se acercaba a carga GNC.
    Como consecuencia de esto, un gran grupo de automóviles se encontraba yendo de una estación a otra, preguntando dónde había nafta o gasoil.
    Muchos autos se dirigían a Campana, en donde sí había combustible en las estaciones Esso, tanto en la que está ubicada en el centro como en la Ruta 6. En ambas, llamativamente, se vendían la nafta “8000”, la más cara. Ante la pregunta los playeros respondían, “es la única que nos trajeron”.
    El conflicto
    Las empresas de transporte de combustible y el Sindicato de Choferes de Camiones firmaron un acuerdo, tras la medida de fuerza gremial que generó el desabastecimiento, por el cual se otorga una suba del 5 por ciento a la remuneración adicional del personal de transporte de cargas peligrosas, con lo que el aumento asciende así al 20 %, informó el secretario adjunto del Sindicato, Pablo Moyano.
    De esta manera, las empresas aceptaron pagar el 5 % de diferencia entre el reclamo de aumento del 20 % que pretendían los choferes y el 15 % que ofrecían las empresas de transporte por trasladar productos peligrosos.
    El martes, el acuerdo va a ser refrendado en el Ministerio de Trabajo. Sin embargo, aunque la medida se levantó, el abastecimiento normal de combustible en las estaciones de servicio llegaría recién hoy a la tarde.
    Luego de que el lunes la presidenta Cristina Kirchner le pidiera públicamente a la CGT “racionalidad y sentido común” en sus reclamos económicos, el sindicato camionero salió a trabar las tareas de logística y distribución de combustibles a nivel nacional.
    Tras los bloqueos realizados entre el lunes y martes a las destilerías de YPF, Shell, Esso, Dapsa y Petrobras; el ministerio de Trabajo impuso la conciliación obligatoria. El gremio acató la medida un día después, pero el jueves a la tarde redobló la presión decretando el “trabajo a reglamento”.
    Dicha medida no hizo más que acrecentar las complicaciones que se venían registrando en la reposición de combustibles. Según indicaron las petroleras, el “trabajo a reglamento implica que sólo se pueda concretar el 60% de las entregas de naftas y gasoil que se realizan habitualmente”. En la cámara de propietarios de estaciones de servicio, FECRA, confirmaron anoche que ya había faltantes en los surtidores.
    Moyano había advertido el jueves pasado que si no obtenían una respuesta positiva por parte de los empresarios antes del martes 10, adoptarían “medidas correspondientes”.