• Hoy 27 - Zárate - 15.6° / 16.2°
    • Nublado
    • Presión 1006 hpa
    • Humedad 81%
  • Alrededor de un millón de personas siguen indocumentadas

    15/8/2011

    En la Argentina cerca de un millón de personas se encuentran indocumentadas. Esto es, personas que no fueron anotadas en el registro oficial al nacer y, por ende, carecen de una partida de nacimiento y de un DNI. “Son invisibles para las estadísticas oficiales, pero viven su vida en la precariedad y la informalidad”, denuncia el Instituto Abierto para el Desarrollo y Estudio de Políticas Públicas (IADEPP)
    La posesión de un documento que certifique la identidad de una persona es una obligación legal para adultos y menores. En nuestro país, es producto de un trámite que se realiza en las oficinas del Registro Nacional de Personas existentes en cada localidad del País. Esta certificación de identidad, ha de permitirle a cada individuo ser reconocido por el Estado y entonces adquirir una identidad que lo ha de acompañar a lo largo de su vida. El registro del nacimiento es la constancia oficial que da cuenta de la existencia de la persona a través del registro de su nombre, del de sus padres (datos filiatorios) y de su relación con el Estado (su nacionalidad)”, informa el organismo mediante una de sus últimas publicaciones.
    En la provincia de Buenos Aires, según estimaciones del Ministerio de Salud en el año 2005, 18 de cada 100 Madres no anotaron a sus hijos al nacer. Esto no significa que todos sean luego “indocumentados” ya que seguramente sus padres regularizarán esta situación en algún momento. En la actualidad, las escuelas estatales de educación básica inscriben en forma precaria a niños indocumentados, con la categoría de documentación “en trámite”, con el afán de garantizarles el derecho a la educación sin la posibilidad de entregarles el certificado final de estudios. En los hospitales públicos la situación es similar. Se atienden urgencias y se realizan vacunaciones sin DNI, pero los indocumentados no pueden efectuar tratamientos prolongados, como los de VIH, ni intervenciones complejas.
    “Los indocumentados no votan ni pueden ser votados, no pueden participar en el sistema bancario, no pueden iniciar procesos judiciales, ni pueden acceder al sistema crediticio que le permita salir de la marginalidad laboral. En estas condiciones, es probable que sus hijos también sean indocumentados”, confirmó el representante local del Iadepp, Leonardo Vandenbosh. Y agregó, “esta problemática que otrora era un fenómeno rural, hoy ataca principalmente a las personas de barrios pobres y distantes de los grandes centros urbanos y en la periferia de la ciudad de Buenos Aires. Las causas son variadas. Por un lado, el desconocimiento de cómo realizar el trámite, el costo que significa llegar hasta el registro civil, la falta de paciencia para entender el camino burocrático que deben afrontar y el miedo de los padres que temen ser sancionados por la Justicia por iniciar su trámite en forma tardía son las más comunes. Existe, además, una profunda falta de información respecto de los procedimientos por parte de los Gabinetes escolares o las Autoridades del área social de los Municipios. Podemos decir que la pobreza y la marginalidad, y la falta de una decisión político-administrativa que comprenda la problemática son en definitiva la principal causa de los indocumentados. Ellos son, hoy y ahora, el problema primario de los Derechos Humanos. El derecho a la identidad, sin el cual los derechos en general se vuelven declamatorios, es la nueva agenda de los derechos humanos por la cual debemos luchar”, aseguró Vandenbosch.
    Por último, anunciaron que siguen en colaboración con el Iadepp de Campana en un trabajo territorial en el barrio San Cayetano de la vecina localidad. Con nota que lleva Nº de expediente 4121-3900/11 reiteramos el intento para que la secretaria de Desarrollo Humano y Promoción Social, Patricia Moyano, atienda nuestro pedido de audiencia a los fines de coordinar acciones con reparticiones dependientes de su Secretaría”, concluyó el referente local de la ONG Iadepp, Leonardo Vandenbosch.

    Leonardo Vandenbosch.