• Hoy 20 - Zárate - 3.1° / 3.4°
    • Despejado
    • Presión 1024 hpa
    • Humedad 67%
  • “Intervenimos en casos de violencia familiar, abusos, drogas y prostitución”

    13/3/2012

    A partir de la promulgación de la Ley del Niño en el año 2007, con la ley N° 13.298, el Estado provincial tiene la misión de la “promoción y protección integral de los derechos de los niños, garantizando el ejercicio y disfrute pleno, efectivo y permanente de los derechos y garantías reconocidos en el ordenamiento legal vigente, y demás Leyes que en su consecuencia se dicten. Quedan comprendidas en esta Ley las personas desde su concepción hasta alcanzar los 18 años de edad, conforme lo determina la Convención sobre los Derechos del Niño. Asimismo, la política respecto de todos los niños tendrá como objetivo principal su contención en el núcleo familiar, a través de la implementación de planes y programas de prevención, asistencia e inserción social. O sea que se crea un sistema integral de promoción integral de los derechos del niño y la ley coloca como autoridad de aplicación al ministerio de Desarrollo Social de la provincia. En este espíritu de descentralización, también la ley establece que hay delegaciones dentro de la provincia de esta autoridad de aplicación, a estos se los llama Servicios Zonales de protección de los Derechos del Niño y cada departamento judicial tiene el suyo.
    Cada uno de ellos trabaja en la vulneración de los derechos de los niños y son la instancia de coordinación y de contralor de los servicios locales, que posee cada municipio y que funcionan bajo la órbita municipal. Los servicios zonales deciden la distribución de los niños en toda la zona de influencia, por ejemplo si deben ser trasladados a los dos hogares en Capilla del Señor, a Campana, a la Casa del Adolescente, que es municipal o al Hogar Evita, que antes era “convivencial” y ahora se denomina “Casa de Abrigo”. Éste último es el primer lugar a dónde van los chicos cuando se decide tomar algún tipo de intervención y depende del servicio zonal.
    “Hay municipios que trabajan más comprometidos con el tema de la Niñez y otros no tanto. En realidad, todo lo que se ha logrado en la materia fue gracias al sacrificio personal de los empleados que trabajan en cada uno de los servicios. Escobar tiene el mejor servicio, luego sigue Campana, Exaltación de la Cruz y último Zárate, que está muy lejos de alcanzar la cuestión más óptima por la simple razón de que no se utilizan los fondos enviados por el Estado provincial para los servicios locales municipales. De hecho se tuvo que firmar un convenio para que cada uno de estos servicios, de todos los distritos bonaerenses, se comprometan a gastar, aunque sea, el 50 % de los fondos en Niñez; cuando en realidad debería gastarse el 100 %. Zárate, de los cuatro municipios del departamento, es el que menos ha avanzado no por su personal sino por la falta de infraestructura. Escobar posee en su servicio local 18 trabajadores sociales, 15 psicólogos y 8 computadoras. En Zárate creo que tienen una sola computadora, que no funciona, y sus empleados deben hacer turnos para completar los informes que nosotros necesitamos urgentemente”, expresó la titular del servicio Zonal de Promoción y Protección de los Derechos del Niño, Fabiana Carboni.
    En este sentido, Carboni, caratuló de positiva la obra iniciada por el Estado provincial en la calle Tierra del Fuego, entre Kennedy y Perito Moreno. No obstante, explicó que falta designar más personal para funcionar en el nuevo edificio, próximo a inaugurarse.
    Sobre la nueva ley, opinó, “esta nueva ley nos da otras posibilidades de intervención cuando se vulneran los derechos del niño las estructuras son las que no se adecúan a este nuevo cambio. Hemos logrado un montón de cosas a la fecha, pero el problema es que los recursos no se destinan a los lugares correspondientes. Con la antigua ley, los chicos ingresaban a los tres meses y podían llegar a salir de un instituto a los 18 años. En cambio con esta nueva ley no sucede porque existen plazos. Tenemos treinta días para adoptar una medida de abrigo, sesenta para la prórroga y para armar una estrategia de salida de los chicos. Sin embargo, en esta instancia volvemos a hacer agua porque por más que un chico esté en condiciones de salir en adopción, los juzgados son lo que no actualizan el listado de adoptantes”, agregó la trabajadora social.
    Por último, se refirió a la actualidad de los niños y sus nuevas problemáticas. “La verdad es que cambiaron los motivos de intervención como trabajadores sociales y como Estado. Antes se intervenía por extrema pobreza pero hoy actuamos en cosas muchos más graves como en casos de violencia familiar, abusos, drogas y prostitución. En el término de un mes tuvimos a dos nenes chicos internados por violencia familiar. Y no estamos preparados para atender estas situaciones en cuanto a estructura y personal. Tengo que decir que, lamentablemente, en el transcurso de todos estos años, entre tantas idas y venidas de los programas y de las políticas de Estado, seguimos siempre en el mismo lugar. Muchas cosas siguen funcionando por el esfuerzo personal de los empleados, que trabajamos diariamente y hasta ponemos dinero de nuestro bolsillo para que las instituciones mejoren”, concluyó la titular del servicio Zonal de Promoción y Protección de los Derechos del Niño, Fabiana Carboni.