• Hoy 22 - Zárate - 4° / 4.6°
    • Despejado
    • Presión 1022 hpa
    • Humedad 67%
  • Vecinos protestaron frente al Municipio

    20/3/2012

    Alrededor de las 22:30 de ayer vecinos de Villa Angus comenzaron a quemar maderas y a cortar el tránsito frente al Municipio para reclamar más tareas de mantenimiento y acciones para salvar, literalmente, al barrio de la inundación.
    Las calles Maipú, Chacabuco, Viamonte, 9 de Julio, Rodríguez Peña estaban todas bajo el agua. “Un metro y medio de agua entró a mi casa. La heladera flotaba, tuve que sacar a mis hijos al hombro”, comentó a LA VOZ un vecino que participa del reclamo. “Nadie hace nada, los funcionarios no hacen nada, nos prometen obras y después ni siquiera dan la cara”, protestaba otro. “Queremos que el municipio nos pague todos los daños porque, si bien es cierto que el temporal fue fuerte, hace meses que nadie se acerca para limpiar las zanjas”, reclamaron.
    El problema, según comentaban, era la falta de mantenimiento del lugar y que no se realizó la obra del Promeba para hacer un desagüe mayor en la calle Rodríguez Peña. “Nadie se acerca al barrio para ver cómo vivimos, después quieren votos y prometen cosas antes de las elecciones”, se quejó otro vecino. Además, denunciaron que el Municipio cambió un caño de desagüe por otro de la mitad del diámetro.
    Entre los manifestantes se encontraba el concejal opositor Alberto González. Según aclaró, él iba en su auto para llevar a su hijastro y se acercó a la municipalidad atraído por el ruido. Allí los vecinos lo identificaron y le pidieron que se quede con ellos para defender sus intereses. El edil se cruzó, en el lugar con el secretario de Medio Ambiente, Alan Fortune: “Me acusó de armar todo y hasta les faltó el respeto a los pibes que reclamaban por sus viviendas, les dijo que vayan a trabajar”, expresó González. “Yo nunca le dije nada, inventó todo”, lo desmintió Fortune, quien fue uno de los funcionarios municipales que primero se hizo presente, dando la cara con los manifestantes. Junto a él apareció el Jefe Distrital, Eduardo Molina, quien, según los manifestantes, les pidió que los acompañe a la Comisaría para charlar sobre los reclamos que tenían; pero se negaron.
    “Queremos que nos atiendan los funcionarios, no queremos ir a la comisaría. Estamos cortando las calles para reclamar obras, perdimos todo, tuvimos que sacar a nuestros hijos por la ventana”, volvió a esgrimir uno de los manifestantes a este medio que se encontraba en el lugar.
    Otra entidad que estuvo presente desde un primer momento en la movilización, fue la Cruz Roja. Su titular, Gonzalo Mariluis, y el resto del equipo se comprometieron a ir al barrio y tomar los datos de los vecinos afectados.
    El tiempo transcurrió con los propios concejales oficialistas y algunos funcionarios municipales dentro del Palacio Municipal.
    Pasadas las 23 horas se acercó un representante vecinal de barrio España con el mismo problema. “Estamos bajo el agua, no podemos cruzar las vías, la ciudad está partida en dos. Los que son ciudadanos de primera y el resto, nosotros, que parecemos que no somos vecinos aunque paguemos nuestros impuestos”, dijo.
    Desde un primer momento la Jefatura Distrital ordenó montar un cordón de policías en la puerta del Municipio para evitar daños y también para que no se generen desmanes. Siete policías custodiaban la entrada pero en el hall interior del Palacio no se veía ningún movimiento.
    Los concejales oficialistas que, puerta mediante, intentaron hablar con los manifstantes fueron Oscar da Costa, Marcelo Deglise y Aldo Morino. Minutos después de las 23:15, representantes del Ejecutivo ordenaron a la policía que dejen ingresar tres de los manifestantes para que les trasladen sus reclamos. Ellos fueron Juan Bozzani y otro Héctor Oviedo, vecino de Villa Angus. Tras veinte minutos de reunión Oviedo salió y les habló a la decena de vecinos que estaban cortando la calle. “Nos dijeron que las máquinas estaban en Villa Angus, que estaba Defensa Civil y que también se encontraba la Cruz Roja haciendo un relevamiento de datos de todos los vecinos damnificados”, expresó Oviedo. Esto despertó la indignación de algunos presentes porque muchos de ellos habían regresado del barrio y dijeron que no había nadie trabajando en el barrio.
    “En tres horas que duró la inundación no fue Defensa Civil, los bomberos y tuvimos que sacar a los chicos al hombro. Cada vez que llueve se inunda porque ellos no se dignan a cambiar un caño. La gente perdió todo, ya es tarde”, maniestó Oviedo. “Lo que pasa es que no hablan con los vecinos, que son los que realmente saben para dónde va el agua cuando llueve. Si no hay solución mañana vendremos a cortar la calle frente al municipio nuevamente pero con más gente. O también le vamos a cortar el acceso al puerto y al parque industrial porque ya no podemos seguir viviendo así”, anticipó Oviedo, por hoy. Es más, el propio Municipio les prometió que hoy, a las 7 de la mañana, irán al barrio a cambiar un caño de desagüe por otro de mayor diámetro.
    En un 19 de marzo la paciencia de los vecinos de Villa Angus llegó a su límite ante una ciudad que se vio desbordado por un temporal inédito. Triste terminó el aniversario de Zárate, una ciudad que sigue teniendo, en gran escala, la misma infraestructura de otros tiempos y, por ende, reclamos históricos en muchos barrios que quieren vivir mejor.

    “Zarate esta inundado por todos lados”

    El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) lo había anunciado pero no hizo lo mismo sobre la intensidad del temporal que azotó ayer varias localidades bonaerenses, incluidas Zárate, en la que no hubo barrio que se librara de sus consecuencias.
    El Comité de Crisis local comandado por el área de Defensa Civil rápidamente desplegó un operativo para atender a las zonas más afectadas. Sin embargo, según informaron, la situación era complicada en todo el territorio. Inundaciones, tanto de calles como de viviendas, por uno u otro factor, originaron la evacuación en algunos vecindarios principalmente de menores y personas mayores.
    “Zárate está inundado por todos lados”, señalaron al cierre de esta edición desde el Cuartel de Bomberos Voluntarios. Todas las unidades móviles de esa fuerza estuvieron a disposición del operativo, siete en total, más tres decenas de hombres.
    Agentes municipales de la DPU (Dirección de Prevención Urbana), Servicios Públicos y Desarrollo Humano y Promoción Social también estuvieron en servicio durante y después de la tormenta que arrojó varios milímetros de agua en pocos minutos provocando graves dificultades a los vecinos.
    La principal complicación del temporal radicó precisamente en ese punto ya que hubo un punto a favor, la falta de viento. En otras oportunidades la combinación de ambos factores produjeron destrozos y voladuras de techos, en esta ocasión el inconveniente fue el agua caída en poco tiempo como para desagotar.
    Los cortes de energía eléctrica resultaron desfavorables para la labor de quienes realizaron los servicios de asistencia aunque en algunos barrios el mismo fue restituido rápidamente.
    Debido a que al finalizar esta edición el operativo seguía en vigencia no se informó oficialmente la cantidad de evacuados, quienes fueron derivados o bien a la casa de familiares o al Centro de Evacuados de calle España.

    Los manifestantes de Villa Angus prendieron fuego frente al Palacio Municipal.