• Hoy 30 - Zárate - 12° / 13.6°
    • Despejado
    • Presión 1008 hpa
    • Humedad 84%
  • Barrios sin luz

    21/3/2012

    Con el agua ya escurrida, la ciudad tuvo serios problemas en el abastecimiento de la energía eléctrica durante toda la jornada de ayer.
    En barrio Bosch, Saavedra, Villa Eugenia y en todos los vecindarios aledaños a la Ruta 6, usuarios estuvieron sin luz durante más de diez horas. En la Escuela N° 11 tuvieron que dar clases sin luz ni agua, a raíz de que las bombas eléctricas no andaban. Cuando los directivos del establecimiento se dirigieron a la Cooperativa Eléctrica de Zárate (CEZ), pudieron notar las largas colas de vecinos damnificados en cuyas viviendas todavía no había regresado el servicio.
    En grandes zonas del oeste de la ciudad la luz se cortó el lunes, ni bien empezada la tormenta, y regresó ayer a las 14 horas. “La ciudad estuvo azotada por ráfagas que superaban los 90 kilómetros por hora y por un gran caudal de agua que no cesaba. Tanto la CEZ, como distribuidora, los transportistas y los generadores de energía eléctrica comenzamos a cortar el suministro siguiendo un protocolo, con procedimientos que ordenan que al detectarse ráfagas mayores a los 75 kilómetros por hora se deben sacar de servicio los alimentadores de 13, 2 Kv y los industriales de 33 kv para evitar que la falla sea mayor”, informó el Representante Técnico de Cooperativa Eléctrica, Fernando Pérez de Villarreal. Según aseguró, desde las 6 de la mañana de ayer hubo veinte cuadrillas a disposición. “A partir de las 4 de la mañana normalizamos todos los alimentadores”, agregó; algo que fue rectificado por muchos vecinos que en el mediodía de ayer seguían sin luz, junto a otros frentistas de varias manzanas.
    En tanto, desde la CEZ volvieron a argumentar que el 90 % de las fallas eléctricas fueron a raíz de ramas caídas. Y citaron el caso de Rómulo Noya y Ascasubi, un árbol que se cayó sobre una línea y del que aseguran haber tardado cuatro horas en cortarlo, separarlo y alejarlo.
    “El hospital estuvo casi tres horas sin energía porque el reducto en donde se encontraba el grupo generador estaba inundado. Como Villa Angus seguía inundado, debimos sacar alimentadores enteros fuera de servicio por el riesgo de electrocución y comenzar a seccionar la línea para devolverle la energía al hospital pero no al barrio”, expresó el titular del Consejo de Administración, José Luis Mangini. Asimismo, reconocieron que el hospital estuvo tres horas sin luz y que pudo haberse devuelto el servicio mucho antes.
    No sólo los árboles fueron los que cayeron, sino también muchos postes de luz que siguen siendo de madera. Además, muchos vecinos reclamaron por artefactos dañados en Zárate y en Lima y, tal como lo notaron muchos usuarios, las colas en Cooperativa Eléctrica eran importantes para quejarse de problemas en el suministro.
    Muchos de los usuarios trataron de comunicarse con la CEZ en la noche de la tormenta y ayer por la tarde pero se encontraron líneas ocupadas, música y falta de respuestas.