• Hoy 27 - Zárate - 30.8° / 32.6°
    • Despejado
    • Presión 1014 hpa
    • Humedad 36%
  • El municipio aún busca “subir” efectivos a móviles de la DPU

    7/6/2012

    Lo de siempre, el municipio trata de que lleguen más efectivos policiales a la ciudad para reforzar los móviles de la DPU pero no está logrando su objetivo. En general este problema se ha transformado en un déficit crónico y que se repite en distintos puntos de la provincia.
    Por eso la gestión de Cáffaro continúa con su proyecto de becas para aspirantes a policías ante la falta de respuestas del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires. La idea es fomentar el estudio de nuevos aspirantes zarateños para que trabajen en la Comisaría Primera. Pero como dicha gestión viene “lenta” estudian contratar a policías de otros distritos, para que vengan a Zárate a subirse a los móviles de la DPU en el marco de “horas adicionales”.
    El curso que todo aspirante a policía realiza en la actualidad dura un año y se hace, obligatoriamente, en la Escuela de Policía Juan Vucetich. Luego de cursar un año se reciben con el título de “Técnico Superior en Seguridad Pública” de nivel terciario no universitario, con reconocimiento “en trámite” de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires y con el grado de Oficial de Policía del Agrupamiento Comando de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. En la actualidad solamente hay cuatro aspirantes zarateños.
    Teniendo en cuenta esto, la idea es poder becar a diez o quince chicos de Zárate, que quieran ser policías, y solventarles los gastos de transporte y viáticos para que viajen al parque Pereyra Iraola, cercano a la ciudad de La Plata, sede de la escuela Vucetich. Sin embargo este programa viene “lento”. Aún se está estudiando y ni siquiera han iniciado campañas de promoción.
    El año pasado, el ministro de Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, anunció que estaban analizando la posibilidad de abrir nuevas sedes de la institución policial con la finalidad de lograr mayor inscripción de uniformados pero tampoco hay novedades al respecto. Cabe señalar que la escuela de policía Zárate- Campana, que funcionó durante dos años en el predio del ex seminario de la vecina ciudad y bajo la gestión del ex ministro de Seguridad Carlos Stornelli, no llegó a dar los frutos que tenían previstos ambos Ejecutivos. Luego de egresarse cada una de las promociones de policías, el Estado provincial disponía de la ubicación de los efectivos a cualquier dependencia de la provincia; lo cual iba a contramano del objetivo inicial, que los policías de la zona se quedaran en la zona para reforzar las dependencias policiales.
    La situación de la ciudad es la misma de muchas otras del segundo anillo del Conurbano de la provincia, una persistente presión vecinal por pedir más presencia policial; Ejecutivos municipales que invierten lo que pueden y un Estado provincial que delega este problema a las comunas; tapando el verdadero problema de fondo, la injusta y escasa coparticipación federal que reciben los municipios en relación a su producción.