• Hoy 5 - Zárate - 15.7° / 17.3°
    • Nublado
    • Presión 1022 hpa
    • Humedad 45%
  • Solicitan que se revea la suba del boleto y reclaman mayor frecuencia

    20/6/2012

    Las quejas contra de la Nueva Metropol-Chevallier por parte de los usuarios continúan. Según lo manifestado por muchos pasajeros siguen disconformes con el servicio diferencial. La principal queja es que aún no está funcionando el sistema “SUBE”.  Y denuncian otras situaciones, por ejemplo que a los usuarios con la tarjeta no los dejan viajar.
    En cuanto a la SUBE para el servicio diferencial, un usuario comentó que llamó a la CNRT, al 0800- 333- 0300, y efectuó el reclamo que Chevallier no tenía en aplicación el sistema. La respuesta fue que no la tienen porque no está habilitada la máquina para el último aumento de marzo del 65 %. A continuación, le pidieron que reclame al SUBE, 0800-777-7823. Pero en este número le dijeron que reclame a la CNRT. “Se tiran la pelota uno al otro. Parece que teníamos razón en suponer que no ponen la SUBE porque no tienen el aumento ni el servicio habilitado”, afirmó. Con respecto al funcionamiento, denuncian falta de información sobre los servicios e impuntualidad de los mismos, falta de coches en los días “pico”, como los viernes de Once a Zárate y los lunes a la mañana de Zárate a Once, micros que no paran en las paradas y una larga lista de irregularidades, las cuales hicieron llegar la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT).
    EL diferencial,
    una necesidad
    La mayoría de los usuarios que viajan a trabajar y a estudiar a Capital Federal utiliza asiduamente el servicio diferencial. En algunos casos, un vecino tarda con el auto entre 2 horas y 2:45 en llegar al centro de la ciudad de Buenos Aires. En un día de semana, ya no es más un viaje de una hora y media como era antes. El constante tránsito, provocado por el aumento del parque automotor y, por ende, los accidentes son monedas comunes en la Panamericana y General Paz.  Entonces los que necesitan viajar, quieren desplazarse lo más rápido posible para llegar a sus facultades o sus lugares de trabajo. Casi siempre lo hacen por la mañana, en el horario de mayor tráfico. Por esta razón es utilizado el servicio diferencial, no por tratarse de un servicio con “WiFi”, con asientos más cómodos u otros “lujos”, que tiene “Línea 194 Plus”. El diferencial tiene menos paradas intermedias y llega más rápido, algo que no hacen el resto de las líneas manejadas por la Nueva Metropol.
    Dada esta situación, es el servicio en el que más atención debe centrar por parte del Ejecutivo municipal, en este caso.  Sin embargo, la empresa decidió aumentar el boleto a raíz de la quita de subsidios del Gobierno, generando una suba del 65 % de un día para otro y nada ha hecho el Ejecutivo para gestionar, aunque sea un nuevo boleto estudiantil subsidiado. Algo mínimo, no se hicieron campañas informando a todos los jóvenes estudiantes que podían pasar por el Departamento de Juventud municipal para iniciar el trámite. A raíz de esto, se creó un grupo de usuarios autoconvocados que lograron organizar marchas, protestas, asambleas y hasta juntaron 3 mil firmas. También hicieron uso de la banca abierta en el Concejo Deliberante pero nada sucedió.
    EL NUEVO SERVICIO
    El Ejecutivo municipal, junto a su par de Campana, le otorgaron la concesión de un nuevo recorrido de Lima a Ariel del Plata a La Nueva Metropol, todo con la venia de la Secretaría de Transporte de la Provincia de Buenos Aires.
    Los micros que colocó Chevallier para estos recorrido son los del conflicto denominado “bondis premium” de la línea 194. Cualquiera que haya ido hace un año atrás a Capital Federal puede recordar leyendas en los colectivos de línea porteños con mensajes críticos y agravios hacia la Línea 194, una línea manejada por La Nueva Metropol. Lo que sucedió es que la Línea 194 Plus había sido habilitada por la justicia para operar con un boleto, de Puente Saavedra a Plaza Once, de 2 pesos frente a 1,10 o 1,25 de otras líneas. Como “plus” o valor agregado, sus coches tenían aire acondicionado y una frecuencia de dos minutos. Sin embargo la presión de las otras líneas (había 16 que hacían el mismo recorrido en Capital), obligó a que la secretaría de Transporte interviniera y, finalmente, se retiraron todos los micros. De las 134 líneas que operan en la Capital –numeradas del 1 al 200–, casi la mitad es controlada en forma directa o indirecta por dos empresas: Grupo Dota –que opera la emblemática línea 60, entre otras treinta– y Grupo Plaza, de los hermanos Cirigliano, de estrecha relación con el Gobierno. La propietaria de la 194, La Nueva Metropol, tiene su operatividad fuera de la Capital en las líneas 194 (Chevallier Metropolitana), la 195 (Costera Metropolitana), que van a Zárate y a La Plata y opera servicios de larga distancia Chevallier.
    Esos mismos colectivos, son los que hoy trabajan en la “Línea 194 Plus”, haciendo viajes de Zárate a Capital Federal. Es más, algunos de ellos hoy completan el recorrido licitado por Cáffaro y Giroldi de Lima a Ariel del Plata.