• Hoy 3 - Zárate - 26.5° / 27.6°
    • Nublado
    • Presión 1010 hpa
    • Humedad 32%
  • Diputados salieron a respaldar a los trabajadores de Luz y Fuerza

    21/6/2012

    “Expresamos repudio por la brutal agresión contra los trabajadores Ricardo Rossi y Oscar Martínez del Sindicato de Luz y Fuerza quienes fueron blancos de un ataque perpetrado por dos miembros de Seguridad de la Cooperativa de Electricidad de Zárate, de la Provincia de Buenos Aires”, comienza diciendo el proyecto de Declaración sancionado por la Cámara de Diputados de la Nación que toma posición sobre las agresiones sucedidas el pasado 8 de junio de este mes.
    Alrededor de las 20 horas del pasado viernes 8 de junio, Ricardo Rossi se hallaba cumpliendo su turno en la Guardia de Reclamos de la CEZ, dentro de la sede de Rivadavia y Anta, cuando fue sorprendido en un pasillo, solo, por un sujeto corpulento que lo tomó desde atrás, mientras otra persona comenzó a pegarle salvajemente en el rostro y en el cuerpo.
    Con una patada le produjeron una triple fractura del maxilar inferior, lo que motivó su interacción para una intervención quirúrgica. Luego tuvo que ser trasladado de urgencia al Sanatorio Güemes de Capital Federal, ante una complicación de su estado. Según fue denunciado, la salvaje agresión fue cometida por un miembro de una de las empresas contratistas de la CEZ, que en medio del conflicto gremial se hallan utilizando las instalaciones y equipos de la Cooperativa como viene denunciando el Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate, al que pertenece el trabajador agredido. A raíz de esto, el sindicato local dictó un paro general hasta que se les otorguen las garantías a los trabajadores para desempeñar sus tareas.
    En esta oportunidad, los propios diputados adoptaron su posición sobre el hecho y la manifestaron mediante una Declaración sancionada la semana pasada.
    “La Comisión Directiva de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTera-CTA), expresaron que la salvaje agresión contra los trabajadores, tiene relación directa con las denuncias sobre existencia de patotas en la Cooperativa de Electricidad de Zárate (CEZ). Con ésta metodología operan para impedir la organización sindical de los trabajadores y seguir manteniendo el sistema de tercerizaciones que garantiza el pago de salarios más baratos para la Cooperativa y la inexistencia de los derechos convencionales de la actividad. Los agresores tomaron por sorpresa a los trabajadores y mediante golpes de puño y patadas les provocaron lesiones graves, debiendo trasladarse a Ricardo Rossi a la Clínica Güemes de la ciudad de Buenos Aires, para ser operado de una triple fractura de maxilar. Por todo lo expuesto, solicito a mis pares la aprobación del presente proyecto”, reza el proyecto firmado por los diputados Víctor De Gennaro, Nora Iturraspe, Claudio Lozano y Antonio Riestra de Unidad Popular; Juan Carlos Zabalza del Partido Socialista; Virginia Linares, Margarita Stolbizer, Gerardo Milman y Omar Duclos del GEN; Victoria Donda Perez de Libres del Sur; Héctor Piemonte de la Coalición Cívica- Ari; Héctor Recalde del Frente para la Victoria- Partido Justicialista y Ernesto Martinez, Gumersindo Alonso y Jorge Valinotto del Frente Cívico de Córdoba.

    Solidaridad con el sindicato

    Además de esta Declaración de los legisladores Rita Liempe, diputada provincial de la “Unidad Popular”- partido enmarcado dentro del Frente Amplio Progresista- también se solidarizó con el sindicato. “La lucha que vienen llevando adelante los compañeros de la CEZ desde el mes de abril defendiendo la libertad y democracia sindical y su derecho como ciudadanos de tener una Cooperativa eléctrica transparente que funcione como tal, y no como una sociedad anónima, sigue en pie incluso ante la cantidad de atropellos que vienen sufriendo por parte de las autoridades”, expresa la diputada.
    Asimismo, menciona el despido de Roberto Carlos Funes y Christian Javier Altamirano al decidir incorporarse a Luz y Fuerza Zárate para defender sus derechos, las cartas documento enviadas a treinta afiliados del sindicato suspendiéndolos en sus funciones por varios días por exigir la reincorporación de sus dos compañeros, las bajas condiciones de seguridad en el trabajo que ya provocaron una muerte en el mes de Febrero y la existencia de patotas que trabajan para impedir la organización sindical y seguir manteniendo el sistema de tercerizaciones que garantiza el pago de salarios más baratos, deja en claro el contexto de persecución e inseguridad en el que los trabajadores desempeñan sus tareas dentro de la Cooperativa, y la amenaza de muerte denunciada por el delegado municipal en la CEZ, José María Pérez Ponsa, de parte de uno de los consejeros en la sesión mensual del Consejo de Administración de la CEZ.