• Hoy 31 - Zárate - 7.2° / 9°
    • Despejado
    • Presión 1028 hpa
    • Humedad 75%
  • “Sólo queremos trabajar”

    25/1/2013

    El propietario de la pizzería “La Celeste”(19 de Marzo al 600), quien resultara herido de un disparo en un robo perpetrado en el local durante la medianoche del martes, se recupera favorablemente. Su esposa, testigo del hecho, manifestó el pesar por el que atraviesa la familia que decidió no volver a abrir el comercio, al menos, por esta semana.
    Según informó la mujer a LA VOZ, los delincuentes -una mujer embarazada y un hombre- ingresaron a la pizzería cuando aún había clientes en el interior, entre ellos varios menores. Tras tomar de rehén a una de las mozas, a quien le pusieron un arma en la cabeza, exigieron el dinero de la caja. Aunque no hubo resistencia, tras cometer su objetivo le dispararon en una pierna izquierda –arriba de la rodilla- al propietario del lugar y se dieron a la fuga con efectivo y el monitor de una computadora en la moto en la que habían arribado.
    “Lamentablemente tengo que decir que fue una desgracia con suerte”, señaló Graciela Rubio, haciendo referencia al estado de salud de su marido quien ya fue dado de alta y evoluciona favorablemente. “La bala no tocó ningún nervio o arteria que pusiera en riesgo su vida”, agregó angustiada, “los médicos nos dijeron que pasó a milímetros de la arteria femoral y de un nervio importante, podría haberse desangrado o haber quedado inválido”.
    Ante la convulsión que ocasionó el hecho en su rutina diaria, con pesar y mucho dolor la mujer anunció que, al menos hasta la próxima semana, no volverán a abrir el local y evalúan medidas a adoptar para evitar otro robo.
    Según informó, no es la primera vez que a la familia le tocó vivir un hecho delictivo. En junio del año pasado, al llegar a su casa en barrio Pitrau después de una jornada laboral, se encontraron con delincuentes en el interior de la propiedad sustrayendo parte de sus pertenencias.
    “Queremos que se haga algo, no entiendo qué pasa”, expresó indignada, “somos laburantes y queremos trabajar, no jodemos a nadie, no se puede vivir más así”.