• Hoy 29 - Zárate - 12.8° / 16°
    • Despejado
    • Presión 1013 hpa
    • Humedad 62%
  • Aprobaron un nuevo Código de Publicidad

    2/12/2013

    En la pasada sesión del Concejo Deliberante, el cuerpo de ediles aprobó la Ordenanza Nº 4199 para regular la publicidad mediante un nuevo código. Cabe recordar que desde el gobierno del ex intendente Omar Bernués, se puso la atención en este tipo de propuestas pero nunca pudo materializarse.
    En el año 2010 y 2011 el bloque de Unión Peronismo Federal, hoy Frente Renovador, ingresó un proyecto al que nunca se le dio tratamiento en las comisiones. El año pasado, el Ejecutivo municipal anunció que estaba trabajando en este sentido, entonces se decidió avanzar en conjunto, unificar ambos proyectos para generar consenso y, finalmente, promulgar un nuevo código.
    El espíritu de este nuevo marco, expresado por los ediles del bloque del Frente Renovador, uno de los creadores del proyecto, apunta a “salvaguardar el paisaje urbano, fuertemente alterado con la publicidad en el espacio público y en las propiedades privadas”.
    Teniendo en cuenta que los espacios públicos, calles, veredas, avenidas, plazas, parques, ejes viales troncales constituyen un bien público que el Municipio debe custodiar. Otra de las cuestiones es erradicar la contaminación visual que genera la pegatina de carteles y afiches en cualquier lugar de la ciudad. “Residentes y turistas les resultaría agradable disfrutar de una ciudad ordenada, limpia, segura y estéticamente distinta al conglomerado caótico y sobre todo impersonal que abarca a casi todo el Gran Buenos Aires, y que este ordenamiento se hace necesario y debe comenzar por la publicidad que avasalla el espacio público continuando luego con otros elementos del mobiliario y equipamiento urbano”, agregan los Considerandos de la Ordenanza.
    Prohibiciones
    “La publicidad, sea móvil o estática, presentada en forma gráfica o realizada por cualquier otro medio y/o soporte, en el Partido de Zárate, se regirá por la presente Ordenanza; con excepción de la actividad publicitaria realizada en libros, diarios, revistas, radios, televisión abierta, por cable o satelital, cine, internet o en espectáculos deportivos. El Partido de Zárate reconoce a cualquier tipo de publicidad comercial y no comercial como derivada de la libertad de expresión. Bajo ningún motivo el Municipio del Partido de Zárate aplicará censura previa a cualquier tipo de aviso publicitario; el funcionario que así lo disponga incurrirá en falta grave”, comienza estableciendo la Ordenanza.
    Del mismo modo, avanza en las prohibiciones. “Se prohíbe la publicidad mediante anuncios publicitarios de carácter visual, sonoros, fijos y móviles, terrestres, acuáticos y aéreos, que se efectúen en los sitios públicos o que trasciendan a los mismos, salvo aquellos que encuadran dentro de la presente normativa. Queda prohibido dentro del Partido la propagación de anuncios de publicidad que se realicen mediante la voz humana u otro sonido audible, reproducido electrónicamente, usando micrófono, altavoces, cintas o alambres eléctricos, discos fonográficos y cualquier otro sistema, sea en forma fija y/o móvil, circulando por medio humano, animal, mecánico, con sobrevuelo de aviones o aerostato o cualquier otro medio; como así también la visual realizada con sobrevuelo de aviones o aerostato. Podrán solicitarse éstos anuncios para su estudio y posterior decisión, cuando fueren propuestos en forma excepcional y con la anticipación suficiente para que el Departamento Ejecutivo Municipal pueda resolver fundadamente, teniéndose en consideración las circunstancias particulares del caso”, agrega la normativa.
    Limitaciones
    En el Capítulo 5, habla de las limitaciones, por las cuales ningún mensaje visual comercial podrá contener alusiones que promuevan, inciten o importen cualquier tipo de discriminación, agravien confesiones, países y sus símbolos, colectividades, minorías, entidades, personas o figuras históricas. Ningún mensaje, sea o no comercial, tendrá contenido que resulte contrario a los símbolos nacionales, los derechos humanos y a la paz. Ningún mensaje visual ni su estructura portante podrá contaminar en forma alguna en el entorno ni producir daños y/o perjuicios al patrimonio ecológico-forestal y al medio ambiente en general, ni afectar estéticamente el paisaje ni lugares de interés turístico, ni producir degradación y/o contaminación visual en la estética urbana, ni desdibujar los lineamientos arquitectónicos de las construcciones, ni impedir el desplazamiento de peatones o vehículos, ni implicar riesgo alguno para su seguridad.
    Del mismo modo, no se podrán colocar carteles libro, pizarras o similares en la vereda en tanto no dificulten la circulación peatonal, debiendo contar con autorización municipal. Se prohíbe la instalación de anuncios publicitarios sobre aceras, calzadas, cordones, parques, plazas, paseos, cementerios, árboles, columnas destinadas al servicio público, señalamiento oficial o elementos de equipamiento urbano. La publicidad por medio de pasacalles se encontrará limitada a la localización de las cámaras de la D.P.U. Se prohíbe arrojar productos, muestras, obsequios promocionales o volantes para que lleguen al público o la entrega desde los vehículos. No se podrá entregar ningún tipo de producto, muestra o elemento promocional a ocupantes de vehículos en circulación, aunque estén momentáneamente detenidos. También prohíben la distribución de volantes, colocándolos en los vehículos estacionados. Además, establece que todos los responsables y encargados de la publicidad deberán inscribirse en un registro; y serán ellos mismos quienes deberán pedir permiso antes de avanzar con cada una de las publicidades. Del mismo modo, avanza en la regulación de los mensajes según el lugar de colocación y magnitudes de los mismos.

    Excepciones

    Es llamativo que una de las excepciones de la normativa sea la época de campañas políticas, en las cuales muy pocos partidos luego se comprometen a quitar los carteles luego de los comicios.
    A raíz de esto, es que los partidos políticos, con personería jurídica, deberán inscribirse en un registro creado por el municipio para que un responsable suscriba un compromiso de retirar todo tipo de publicidad de campaña en el plazo de 15 días hábiles posteriores al acto eleccionario. Las otras excepciones son las fiestas tradicionales y patrias.