• Hoy 27 - Zárate - 15.1° / 15.6°
    • Nublado
    • Presión 1006 hpa
    • Humedad 80%
  • El Municipio reconoce el “serio problema sanitario”

    28/12/2013

    El secretario de Obras y Servicios públicos de la Municipalidad de Zárate, Pablo Giménez, explicó ayer cual es la situación que atraviesa el distrito respecto al suministro de agua. Reconoció que existe un problema que consideran “serio” desde el punto de vista sanitario y garantizó suministro de agua envasada a vecinos de sectores afectados.
    Además, contratarán generadores eléctricos para los pozos de bombero que están teniendo problemas eléctricos y provean a más de un barrio. Por otra parte, pidió a los vecinos uso racional del agua y paciencia.
    Tras una reunión mantenida con los representantes de Aguas de Zárate y el operador de los servicios sanitarios en el distrito, AySA (Aguas y Saneamientos Argentinos), el funcionario brindó un diagnóstico de situación.
    “Tenemos problemas en muchos barrios, estamos aceptando la realidad”, dijo el secretario municipal. “Hay dificultades de presión en muchos barrios y en otros definitivamente no hay agua”, reconoció y agregó que “lo tomamos como un serio problema sanitario”.
    Además de Saavedra, Bosch y el asentamiento Las Violetas, cuyos vecinos cortaron la Ruta N°6 en la tarde del jueves, se registran carencias en Juana María, Mitre y los asentamientos La Ilusión y La esperanza, como en algunos sectores del centro.
    Calor, el cupable
    Respecto a las causas que provocan este panorama que no se registraba desde hacía tres años, Giménez mencionó la conjugación de tres factores que llevan a un mismo responsable, el calor.
    “Tenemos tres componentes que generan una condición que nos hace que la provisión del agua sea insuficiente”, explicó, “las altas temperaturas con registros históricos con un record en 43 años, el uso excesivo del agua por parte de la población por esa misma razón y problemas de tensión en el servicio eléctrico”.
    Según informó el funcionario, los tres elementos hacen que de las 47 bombas que hay en funcionamiento en la ciudad, el 30 por ciento salgan de servicio en forma intermitente de. “Eso no nos permite tener el caudal necesario que habíamos logrado estabilizar en los últimos tres años”, señaló.
    En ese marco, Giménez indicó que se realizaron muchas inversiones en materia sanitaria en el distrito. Sin embargo, reconoce que con el cambio climático no alcanza.
    Informó que se renovaron 7 pozos y se finalizaron 2 nuevos de 120 metros cúbicos a los que les falta solamente la conexión eléctrica para entrar en servicio. Además, se reparó el anillo central y se mejoraron redes. “A pesar de eso no fue suficiente para poder tener un buen servicio”, reconoció.
    “Los 47 pozos funcionan bien, están en buen estado, las redes están bien, el problema es el uso enorme de agua, duplica el caudal normal, producto de las altas temperaturas”, manifestó el funcionario y solicitó a la población uso racional del agua y paciencia, por lo menos dentro de los próximos cuatro días – se estima que el calor continuaría hasta el 2 de enero-.
    No obstante, informó que acercarán agua envasada a la población con problemas de suministro y que se contrataron generadores para los pozos que salen de servicio y que provean a más de un barrio.