• Hoy 26 - Zárate - 14.2° / 15°
    • Lluvia
    • Presión 1009 hpa
    • Humedad 98%
  • Operativo de distribución de agua potable

    30/12/2013

    Durante el fin de semana no se logró establecer el equilibrio en el sistema de provisión de agua del distrito. Son varios los barrios afectados por cortes o baja presión en el suministro. Las autoridades municipales calificaron la situación como “seria”. Las altas temperaturas, el uso irracional del agua y los problemas de energía eléctrica, fueron marcados como las principales razones del difícil panorama. Se montó un operativo de distribución de agua potable que continúa vigente en distintos puntos de la ciudad.
    Mediante un operativo conjunto entre diferentes áreas municipales e instituciones de la ciudad, se realizan relevamientos permanentes de faltante de agua para realizar luego la provisión del recurso a las familias más afectadas.
    Se repartieron sachet y bidones de agua potable por cinco litros, fundamentalmente, en los barrios más afectados como Pecorena, Agua y Energía, Alberto, Bayer, Pitrau, Pro-Tierra, Barrio H, Juana María, 6 de Agosto, Los Rosales y asentamientos como La Esperanza, La Ponderosa y La Ilusión. Esta asistencia se extenderá a todas las zonas afectadas y mientras dure la emergencia.
    Defensa Civil, Bomberos Voluntarios, Cruz Roja, Boy Scouts, el Consejo de Pastores Evangélicos estuvieron abocados durante todo el fin de semana paliar las consecuencias de la grave situación que atraviesan los vecinos. Todo bajo la coordinación del Estado municipal.
    Solo en el día de ayer se entregaron alrededor de 4 mil litros de agua para consumo, más otra importante cantidad para llenar cisternas a fin de tener para higiene personal.
    El Gobierno local reconoció la gravedad de la situación. El viernes señalaron que existe un problema “serio” desde el punto de vista sanitario basado, principalmente, en las condiciones climatológicas.
    El problema del agua, según explicaron, se debe a las deficiencias en la alimentación de energía eléctrica que, a su vez, tiene su raíz en el alto consumo de elementos de refrigeración en los hogares.
    Por esta razón, se contrataron generadores eléctricos para los pozos de bombeo con problemas y que abastecen a más de un barrio.
    El calor, histórico en los últimos 43 años, el uso desmedido de agua y los cortes de luz provocan la salida de servicio de las bombas en forma intermitente. Esto desequilibra el sistema de suministro a  toda la ciudad en general.