• Hoy 28 - Zárate - 22.3° / 25°
    • Despejado
    • Presión 1011 hpa
    • Humedad 52%
  • La zona ribereña repleta de camalotes producto de la crecida

    11/1/2016
    20160110_181629_resized

    En toda la costa, especialmente los clubes náuticos, se vieron invadidos de camalotes.

    El día sábado amaneció con leves vientos soplando del sudeste y, como es normal, la altura del Río Paraná de Las Palmas subió su nivel; alcanzando los 2,25 metros el sábado a las 22 horas.
    Prefectura Naval comunicó que a las 00 horas del sábado la altura del río era de 1,40 y en leve ascenso; pero luego a las 12 del mediodía alcanzó 1,60 y a las 21 horas alcanzó los 2,20 metros de altura, preocupando a todas las autoridades municipales dado que la sudestada era fuerte y que la crecida fue rápida pero también brusca.
    Cabe señalar que en Zárate la “altura de alerta” se estima en los 2 metros y la altura de evacuación es de 2,20 metros; precisamente el nivel demostrado por el río y que se mantuvo así por más de 3 horas.
    Su pico máximo se registró a las 22 horas del sábado cuando llegó a los 2,25. Aunque ya en el día de ayer comenzó a bajar a raíz de que el viento del sudeste mermó y luego giró hacia el este. Las alturas registradas fueron de 2,05 a las 6 de la mañana de ayer y 1,80 en horas del mediodía. Ayer a las 20 horas la altura del Paraná de Las Palmas en nuestra localidad era de 1,70 metros y “estacionario”, sin variaciones.
    Producto de este fenómeno la zona ribereña y los clubes náuticos se vieron desbordados por el brusco ascenso del nivel del río durante la noche del sábado. En tanto en la costanera se podía ver un río alto y con muchos camalotes.
    Advierten sobre las alimañas
    El Club Náutico Zárate emitió un comunicado en su página de Facebook advirtiendo a todos sus asociados sobre el potencial peligro de esta crecida. “Ante las complicaciones que se siguen incrementando por la creciente del Río Paraná de Las Palmas, también está el peligro de las alimañas. Por lo tanto requerimos especial cuidado tanto para adultos como- prioritariamente- para niños, ya que pueden aparecer especies inofensivas pero también peligrosas en los camalotes que se encuentran en el club. Estamos trabajando y reforzaremos las fumigaciones en toda la zona afectada para solucionarlo”, fue el comunicado difundido por la Comisión Directiva.
    Esto es en referencia a los roedores, alacranes y víboras que viajan sobre los camalotes y que provienen del Litoral. Pueden parecer especies inofensivas pero son también peligrosas, como la víbora “yarará”. En estos casos las recomendaciones para los ciudadanos es que no levanten escombros, piedras ni remuevan las malezas.
    El municipio estuvo en alerta
    Defensa Civil informó que de forma conjunta con el Ejecutivo municipal, Prefectura Naval, Cruz Roja y todas las fuerzas que integran el Comité de Crisis Municipal estuvieron en alerta y monitoreando lo que ocurría con la crecida y las poblaciones afectadas. Particularmente la zona insular, donde el río crece más rápido.
    Según comentaron desde Defens 20160110_181942_resized 20160110_182832_resizeda Civil estuvieron en la delegación de Islas municipal hasta las 3 de la mañana del domingo, asistiendo a isleños damnificados. Lo mismo hizo el municipio y Prefectura Naval en la zona ribereña de nuestra ciudad, sumando recorridas, relevamientos en barrios ubicados en la zona sur y distribuyendo agua potable.
    Sudestada
    La sudestada es un fenómeno que se localiza en el Río de La Plata y se caracteriza por vientos persistentes, regulares a fuertes del sudeste, temperaturas relativamente bajas y generalmente acompañado por precipitaciones de variada intensidad. El viento del sudeste, al estar alineado con el eje del Río de la Plata, interfiere con su normal desagüe, lo que produce el aumento del nivel del mismo sobre la costa argentina y dificulta el drenaje de cauces menores. El 90 % de los días con sudestadas suelen aparecer entre los meses de abril y diciembre, siendo el mes de octubre es el de mayor frecuencia de sudestadas.
    Pronóstico de un “río alto”
    Más allá de la particularidad de la sudestada que afecta al Delta del Paraná, el río se mantiene alto, en promedio de 1,70 y 1,80 tal cual lo anticipó el Instituto Nacional del Agua (INA). Según este organismo oficial, en el Delta la onda de crecida que proviene del Litoral provoca que la tendencia ascendente se mantenga con un ascenso gradual de los niveles en el resto del mes de enero y comienzo de febrero. “El desarrollo próximo pronosticado por nuevas lluvias y la propagación de la onda de crecida, mantendrá en el trimestre de verano los niveles en el tramo argentino muy por encima de los normales. Se espera la ocurrencia de nuevos pulsos de crecida. La perspectiva climática indica la probabilidad de pulsos de crecida significativos en el trimestre de referencia, los que podrían sostener los niveles en todo el tramo en la franja de aguas altas”, concluye el pronóstico del INA.