• Hoy 28 - Zárate - 19.3° / 20.3°
    • Nublado
    • Presión 1011 hpa
    • Humedad 68%
  • “Yasi” volvió al Delta, su ámbito natural

    12/1/2016

    “Yasi” la ciervita rescatada de las inundaciones, casi al límite de la muerte en el mes de agosto del año pasado, fue regresada ayer a la mañana a su hábitat natural en el bajo Delta del Paraná, donde la población de esta especie se encuentra seriamente amenazada.
    El trabajo de recuperación fue realizado por el Comité del Ciervo de los Pantanos, un equipo técnico-científico interdisciplinario comprometido por la conservación de esta especie.
    Luego de cuatro meses de cuidado, miembros del equipo abrieron ayer a las 9.30 el corral de pre-suelta que la había protegido durante el último mes y donde terminó con la etapa de re-habituación en un ambiente natural, ubicado entre los dos puentes del Complejo Zárate-Brazo Largo en jurisdicción de Campana en un establecimiento de la empresa Arauco Argentina, cerca del arroyo Aguila Negra.
    El guardaparque Mauro Zagel quien brindó

    Yasi momentos antes de ser liberada.

    Yasi momentos antes de ser liberada.

    la información sobre este procedimiento, señaló ayer a LA VOZ, que se siguió el protocolo y se abrió el corral a las 9:30. “Ahora tenemos que ver por las cámaras cual fue la actitud de Yasi”, quien será monitoreada por un tiempo con un sensor de movimiento llamado caravana, que es un tipo de orejera con un transmisor VHF que emite una señal de radio.
    Yasi es un animal silvestre rescatada de este territorio. En general, comentó Zagel, los ciervos de los pantanos viven entre 10 y 15 años en estado silvestre y corren peligros en su hábitat natural como ser víctimas de incendios, inundaciones, ataques de perros cimarrones , cazadores furtivos o cambios de territorio.
    En esta zona, se está realizando un estudio con subvención del Banco Mundial para poder determinar el número de ejemplares de esta variedad de ciervos. Los datos que se conocen son de hace 10 años en que se había calculado unos 500 ejemplares. “Hoy creemos que hay algunos más”, dijo Zagel, porque “hay más conciencia política y social sobre la protección de esta especie en extinción”