• Hoy 27 - Zárate - 30.8° / 32.6°
    • Despejado
    • Presión 1014 hpa
    • Humedad 36%
  • Avanza la obra del colector cloacal de la ciudad

    20/1/2016

    En noviembre pasado el Municipio retomó los trabajos del colector cloacal máximo que atraviesa todo el oeste de la ciudad y desemboca en El Bajo.
    En aquella oportunidad arrancaron desde avenida Antártida Argentina y Almafuerte y ahora las maquinarias avanzan por Castelli y Pividal, del otro lado de las vías. La idea es seguir esta obra sobre Pividal, pasar por debajo del puente sobrenivel de Pividal y Mitre y llegar a Pellegrini.
    Esta es una obra solicitada por el gobierno municipal a AySA, tras la firma del convenio entre ambas instituciones en el año 2013. La obra que se está desarrollando comprende la colocación de 5800 metros de caño maestro y la colocación de cámaras y bombas de impulsión. Además de los trabajos en la avenida Antártida Argentina, AySA también trabajó en Pellegrini y Marcos Sastre y todas las tareas en la zona de El Bajo y la ribera están concluídas.
    Estos trabajos tienen un presupuesto de $ 28 millones, y fueron financiados por el programa “Más Cerca” del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, y licitado y controlado por Aguas y Saneamientos Argentinos SA (AySA).
    Se trata de obras necesarias que extenderán la red de cloacas a todos los barrios aledaños a la calle España y todo el oeste de la ciudad. Además descongestionará el colector de la avenida Gallesio, que está siendo ampliado en su capacidad también por AySA a la altura de Ameghino.
    El nuevo colector que están enterrando tiene 500 mm de diámetro y se colocará 5 metros y medio debajo de la carpeta asfáltica. En este sentido informaron desde el municipio que actualmente las obras avanzan de forma rápida debido a que a esa altura de Pividal las calles son de tierra y por ende deben cavar el pozo y enterrar el caño.
    En total, el nuevo colector cloacal máximo tendrá una extensión de 6,5 kilómetros. Y por su alto costo, la obra fue dividida en tramos y se comenzó a construir desde el río hacia el oeste de la ciudad y viceversa, para que se unan los caños a mitad de camino. En este sentido, prevén una inversión total de más 100 millones de pesos al finalizar todos los trabajos de ampliación de la red cloacal de la ciudad.
    Cabe mencionar que al tratarse de una red troncal, a estos trabajos resta sumarle un plan de inversión que apunte a las conexiones domiciliarias, aunque según informaron, los barrios 6 de Agosto, Villa Negri y Matadero, ya tienen contenidas las conexiones domiciliarias a través del plan Pro.Me.Ba 3 que ya está licitado y adjudicado.

    Planta de tratamiento de efluentes cloacales

    A finales del 2013 el secretario de Obras Públicas, Pablo Giménez, había anunciado que la propuesta para la construcción de una planta de tratamiento de efluentes estaba dentro del “Plan Ciudad” del intendente Cáffaro pese a su alto costo.
    Del mismo modo, reveló que había una propuesta en análisis de la que no querían anunciar nada hasta que no se avance en tal sentido. Finalmente esos avances se realizaron y la empresa AySA completó un complejo estudio para evaluar cómo se debería “coronar” el final del sistema cloacal, con la instalación de una planta de tratamiento de efluentes y un difusor subfluvial en el río. “Le encargamos a AySA un estudio sobre cómo sería el difusor fluvial y la planta de tratamiento de efluentes cloacales que queremos instalar. La empresa encaró el proyecto en mayo del año pasado y lo terminaron recientemente, incluida una batimetría completa del río para la instalación de un difusor cloacal submarino”, informó el secretario de Obras Públicas municipal, Pablo Giménez. “Teníamos que saber dónde había más profundidad, qué caudal tenía el río en esa parte y con qué velocidad corría. AySA utilizó un barco y consiguió el apoyo de una consultora internacional. Finalmente el estudio arrojó que las condiciones del río son aptas para la colocación del difusor ya que tenemos una ciudad agua abajo muy próxima, que es Campana, y lo que haremos es tratar todos los líquidos antes de entregarlos al río. Para ello necesitábamos saber, entre otras cosas, la profundidad y el caudal para que eso se metabolice naturalmente con el río”, agregó Giménez. “AySA calcula que les llevará todo el 2016 y el 2017 para construir la planta y colocar el difusor. De esta manera tendríamos el final del sistema cloacal resuelto”, subrayó el funcionario. “A partir de El Bajo, donde finalizaron las obras, resta colocar una sección de caños muy corta, de unos 150 metros, que se dirige hacia un pozo de bombeo; ya que en esa zona cambió la cota y estamos a contrapendiente. De hecho ya se construyó el pozo de bombeo y sólo resta energizarlo. Desde allí partiría la última parte del sistema cloacal hasta la planta de tratamiento de efluentes que se construirá en la zona costera y luego hacia un difusor fluvial”, detalló Giménez.
    Una planta de tratamiento cloacal es una instalación donde a las aguas residuales se les retiran los contaminantes, para hacer de ella un agua sin riesgos a la salud y/o al medio ambiente; al disponerla en un cuerpo receptor natural como en este caso es el Río Paraná de Las Palmas. Los procesos de tratamiento son, habitualmente, dos; el asentamiento de sólidos y el tratamiento biológico de la materia orgánica disuelta presente en el agua residual, transformándola en sólidos suspendidos que se eliminan fácilmente. Estas plantas se completan con la tecnología de los difusores subfluviales o submarinos; unos caños que poseen orificios circulares ubicados en cada lado del conducto. Entonces el efluente con el agua es descargado en chorros turbulentos circulares desde estos orificios difundiéndose en la masa de agua.
    Según concluyeron desde la municipalidad, tras el estudio de AySA, el Río Paraná de Las Palmas es apto para la colocación de este difusor submarino en la boca del sistema cloacal previo filtrado por la planta de tratamiento de efluentes que se instalará en la zona cercana al barrio Ferry o Pasuco.

    Colector-1