• Hoy 26 - Zárate - 17.9° / 18.3°
    • Nublado
    • Presión 1008 hpa
    • Humedad 85%
  • Cambiarán durmientes del tren con un costo de $ 450 millones

    7/6/2016

    El ministerio de Transporte de la Nación realizó un relevamiento del ramal Rosario-Retiro advirtiendo sobre diferentes “fallas” en las obras, y criticando al gobierno kirchnerista por la “mala supervisión”. Según indicaron el problema es que los durmientes comenzaron a partirse por una falla en la construcción y la elaboración de la mezcla. Esta falla en el material afecta al tramo que va desde Buenos Aires a Rosario como también a Mar del Plata. “Muchos tienen principios de rajaduras. Se trata de un alto porcentaje; fue una falla de supervisión. Son contratistas que hacen mal las obras y el Estado no supervisa”, disparó el titular de la cartera nacional, Guillermo Dietrich.
    Tomando como base a este relevamiento, informaron que deben cambiarse los durmientes y que estas obras costarán 450 millones de pesos. Al mismo tiempo, Dietrich denunció a fines de abril pasado que los trabajos habían sufrido demoras porque habían detectado inconvenientes en la infraestructura colocada a lo largo del trayecto. El reemplazo de las piezas defectuosas podría demorar hasta tres años, aseguraron especialistas en trenes.
    Los once tramos licitados durante el 2013 por Nación establecieron que una inversión de 2.512 millones de pesos para el desarrollo de 314 kilómetros de vías en dos etapas, la primera de ellas fue la construcción en paralelo a las viejas vías de la traza ascendente, que es la que hoy tiene problemas. La segunda es la descendente.
    Ahora se conoce el monto necesario para la reparación de las “fallas”, unos 450 millones de pesos, o sea un 18 % más del monto estipulado para la obra, y que esta semana estaría lista la resolución sobre si amerita la judicialización contra algunos de los contratistas que participaron de los once tramos (entre ésos Zárate)en que se dividió el recorrido de las vías del tren. “Hay un alto porcentaje de durmientes con roturas o principios de rajaduras”, aseguró el mes pasado el funcionario nacional y que había estimado como “millonaria” la pérdida que provocaron estas fallas. Problemas que retrasan aún más los plazos anunciados para lograr el mejoramiento de los tiempos de viaje, que se mantienen por encima de las seis horas.
    A mediados de marzo, desde la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (Adifse) anunciaron que retomaban los trabajos en un total de 94 kilómetros. Hoy sólo hay una vía operativa que permite un único servicio diario, de ida y vuelta, entre Rosario y Retiro. Se prevé que una vez terminadas las obras, estipulada para fines de 2016, aumentará la frecuencia con la que sale el tren. Un plazo que sostienen desde Nación se mantiene firme. “Actualmente el tren circula por la vía descendente que presenta los durmientes defectuosos mientras se está terminando la obra en la vía ascendente donde, al momento, los durmientes no presentan inconvenientes de calidad”, explicaron, y agregaron: “Una vez finalizada la obra se hará un relevamiento definitivo de los durmientes a reemplazar en la vía descendente: se estima que el reemplazo puede demorar un máximo de tres años”. Se estima que con la vía totalmente mejorada el tiempo de viaje puede llegar a reducirse hasta en un 30 %, de las más de seis horas actuales. La mejora de las vías también redunda no sólo en un beneficio para los pasajeros sino también para los transporte de carga.

    LA OBRA
    La obra fue licitada y supervisada por la cartera que tenía a su cargo el ex ministro de Transporte nacional Florencio Randazzo y se enmarcó dentro de un plan de modernización ferroviaria que busca recuperar el tren como alternativa.
    De momento, las obras que se reactivaron fueron en 2 de los 5 tramos cuestionados: entre Zárate y Atucha y entre Alsina y Río Tala. Los trabajos también incluyen la modernización del sistema de señalamiento para una operación más segura. “Todo esto generará ahorro de tiempo para los 50 mil pasajeros anuales que tiene el ramal, potenciando su uso para que más personas elijan el tren como alternativa de viaje económica, segura y previsible. Estas ventajas también serán fundamentales para el transporte de carga, bajando sus costos logísticos, con grandes ventajas para la producción regional”, apuntaron desde la cartera de Transporte.

    PARADAS DEL TREN

    El corredor entre Retiro y la estación Apeadero Sur está previsto que beneficie a todas las ciudades por las que pasa. Entre las localidades están: General Pacheco, Benavidez, Ingeniero Maschwitz, Escobar, Otamendi, Campana, Zárate, Las Palmas, Lima, Atucha, Alsina, Baradero, Río Tala, San Pedro, Gobernador Castro, Ramallo, San Nicolás, Theobald, Villa Constitución, Pavón, Fighiera, Arroyo Seco, General Lagos y Rosario.

    Trabajos en la zona de Zárate y Campana el año pasado.

    Trabajos en la zona de Zárate y Campana el año pasado.