• Hoy 23 - Zárate - 15.7° / 16.2°
    • Lluvia
    • Presión 1015 hpa
    • Humedad 99%
  • Zárate y Campana se oponen a la posible instalación del CEAMSE

    7/6/2016

    Desde el año 2010 Zárate y Campana comenzaron a trabajar como un consorcio regional en el tema de disposición final de los residuos con el fin de evaluar la manera de construir un relleno sanitario para erradicar el basural a cielo abierto. Pero con la tecnología disponible aún sigue siendo muy costosos los proyectos para dos municipios pujantes industrialmente como Zárate y Campana. La estimación inicial fue de más de 70 millones de pesos y fue por ello que acudieron al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entidad que prometió un préstamo de 20 millones de pesos para la construcción de una planta de tratamiento allí. Con el recambio de autoridades a nivel nacional, provincial y municipal, en el caso de Campana, este proyecto fue reflotado a principios de año; sin embargo la posible instalación del CEAMSE y la llegada de basura de Escobar apuraron los trámites y agilizó las gestiones de ambos intendentes.
    Ayer, precisamente, el Intendente Osvaldo Cáffaro recibió a su par de Campana, Sebastián Abella, con el motivo de firmar un acuerdo de ingreso a la iniciativa de “Ciudades emergentes y sostenibles” del BID.
    Cáffaro expresó que tanto Zárate como Campana se oponen a la instalación de un CEAMSE y que siguen trabajando para obtener el financiamiento y poder transformar el basurero a cielo abierto actual en una planta de tratamiento de residuos sólidos.
    Sobre la publicación en un medio nacional sobre la posibilidad de que se instale en la región un CEAMSE, Abella sostuvo que “no le doy trascendencia porque desde el gobierno nacional lo desconocían”.
    Por otro lado, se confirmó que el martes 14 de junio en Campana, ambos intendentes se reunirán con el Subsecretario de Medio Ambiente de la Nación para seguir trabajando en el tema.
    “Ciudades emergentes”
    La Iniciativa Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES) es un programa de asistencia técnica no-reembolsable que provee apoyo directo a los gobiernos centrales y locales en el desarrollo y ejecución de planes de sostenibilidad urbana.
    El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) creó esta Iniciativa en 2010 en respuesta al veloz y poco regulado proceso de urbanización en la región de América Latina y el Caribe (ALC) y la consecuente necesidad de abordar las problemáticas relativas a la sostenibilidad que enfrentan las ciudades medianas en rápido crecimiento.
    En este sentido, las ventajas de presentar una acción conjunta entre los dos municipios pueden ser muchas; una de ellas es moldear la tendencia de crecimiento de cada ciudad a partir de criterios comunes, que beneficien a ambas localidades. Otro es el desarrollo de proyectos en conjunto, como el Sistema Integrado de Transporte, la planta de tratamiento de residuos sólidos, y cualquier otro que surja del diagnóstico y los estudios realizados por los especialistas del BID. También la posibilidad de implementar una gestión ambiental regional; potenciar la competitividad de ambas ciudades; y mejorar la seguridad ciudadana en ambas localidades a partir de un abordaje regional.
    “Somos dos ciudades, pero una misma comunidad”, señaló Cáffaro luego de la reunión, y agregó que ingresando al programa ciudades emergentes y sostenibles “se nos abren las puertas para acceder a financiamiento internacional para el desarrollo de diferentes proyectos en común”, manifestó Osvaldo Cáffaro. “Campana y Zárate deben tener una agenda en común, tenemos las mismas necesidades, los mismos problemas”, dijo Sebastián Abella, y luego aseveró que “me parece bueno que no seamos mezquinos como gobiernos municipales y que busquemos los caminos para solucionar los problemas de los vecinos”.
    Sin embargo el requisito para acceder a este crédito es que el predio sea propiedad de alguna comuna que, en este caso, sería Zarate. Una vez que se adquiera el terreno altamente impactado donde hoy se ubica el basural, se anexará esta nueva documentación a la ya presentada ante el BID y se avanzará en la adquisición del predio en donde se privilegiaría la separación y tratamiento de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU). En tanto el proyecto de la planta de tratamiento consiste en la construcción de un relleno sanitario con 4 módulos, membrana, con celdas que se habilitan por etapas, más una planta de reciclado para la selección de basura y su reproceso, y finalmente la disposición de lo que no sirve. Además funcionará una planta de tratamiento de lixiviado. De la misma manera se generarían compuestos orgánicos con la reutilización de los residuos urbanos, y se reciclarían otros materiales, como el plástico, cartón y metales.
    Por último, ninguno de los jefes comunales hablaron sobre “el mientras tanto” y la posibilidad de generar programas de separación en origen de la basura; algo que ayudaría a no seguir impactando ambientalmente el basural y que, asimismo, funcionaría como una importante campaña de difusión en los jóvenes sobre la separación de la basura en función del cuidado del medio ambiente.

    Los intendentes Abella y Cáffaro.

    Los intendentes Abella y Cáffaro.