• Hoy 27 - Zárate - 9.1° / 9.7°
    • Despejado
    • Presión 1011 hpa
    • Humedad 85%
  • La iluminación pasó a ser un reclamo vecinal muy demandado

    8/6/2016

    En las últimas ediciones de los Foros vecinales del Presupuesto Participativo una de las principales demandas vecinales es la iluminación en función de ser una herramienta más para evitar robos y mejorar la seguridad de una cuadra. Un ejemplo fue el barrio Meteor, que recibió fondos para colocar luminarias en casi todo el barrio por pedido de los propios frentistas. En el barrio de Villa Negri se relevaron los trabajos de iluminación y se ajustó la colocación de algunos equipos nuevos para poder mejorar este servicio público; en el barrio Covepam VIII se colocaron 20 equipos de iluminación para brindar mayor seguridad a los vecinos y vecinas. Frentistas de barrios de Mitre, Juana María, Unión y Fuerza, La Emilia, María Auxiliadora, Azcarate, Victoria y Moisés Lintridis I y II decidieron instalar luminarias y lámparas. En total, se invirtieron $ 133.678,12 del erario público mediante el progama municipal Presupuesto Participativo en el proyecto. En mayo pasado se instalaron 30 luminarias en barrio Bosch, 41 en barrio Saavedra, 69 en Villa Eugenia, en las que se han invertido 300 mil pesos y también vecinos del Centro han pedido iluminación en las escaleras, tal es el caso de 25 de Mayo y Castelli.
    Hoy la iluminación es muy demandada y a partir de ello fueron diversas gestiones del Ejecutivo municipal que siguieron en esta sintonía a través del programa “Más Cerca”, con tres obras que fueron licitadas pero de las que hoy se está buscando financiamiento alternativo tras la asunción del nuevo gobierno y la negativa a la continuidad de estos proyectos. Una de las licitaciones, la 29/2015, trata de una obra de tendido de red eléctrica de iluminación y alumbrado público para los barrios del oeste de la ciudad, entre los que se encuentran España, Cementerio, Azcarate, Lintridis I y II, Orsi, Burgar, Los Fresnos, Juana María, Mitre, Covepam III y San Esteban. Con un presupuesto de $102.487.007, se iba a mejorar todo el tendido eléctrico de los mencionados barrios, con la colocación de modernas lámparas halógenas en la vía pública. La segunda obra tiene un presupuesto de $64.653.475 y apunta al reemplazo de luminarias por módulos de mayor potencia (100, 315 y 500kwa), sumado a la colocación de columnas pescantes de siete metros. Esta obra, que mejorará la calidad del suministro a través de la repotenciación de la energía, tendrá lugar en barrios como La Ponderosa (calles Paso, Güiraldes, Echeverría, Pavón y las vías del ferrocarril); la Esperanza (calles José Hernández, Laprida, Pacheco y Alfonsina Storni); España II (calles 35, 38, 5 y Viamonte); La Ilusión (calles 24, 26, 32, Estrada, Alsina y Juan B. Justo); los barrios Bosch y Saavedra, así como también se sumaran las calles 21, 2 , 17 y 4de Lima. Por último existía una tercer obra, con una inversión de más de $60 millones, para el mejoramiento de la iluminación de las avenidas de la ciudad con la colocación de tecnología led y que se extenderá por arterias como Lavalle, Mitre, Perú, Gallesio, Anta, Pividal y Teodoro Fels.
    Por lo tanto no solamente los asentamientos, como es el reciente caso de Las Violetas, quienes piden más obras de iluminación sino también los propios vecinos de los diferentes vecindarios que buscan financiar obras mediante el Presupuesto Participativo, algo que obligó al propio Ejecutivo a gestionar con el gobierno nacional programas millonarios para llevar más iluminación, o potenciar luminarias existentes, en distintos barrios de la ciudad.

    Sigue siendo una incógnita el Proinen
    El año pasado el Concejo Deliberante pidió que el Ejecutivo municipal adhiera al Programa de Inclusión Eléctrica Nacional (PROINEN) para comenzar a iluminar asentamientos. Cabe mencionar que en una primera instancia fueron vecinos de un asentamiento, ubicado detrás del barrio Viza, quienes reclamaron respuestas legislativas sobre este tema y obligó a que todos los concejales se hagan eco de sus reclamos mediante una resolución y terminar aprobando una resolución pidiendo al Ejecutivo que adhiera y firme un convenio con la Cooperativa Eléctrica de Zárate (CEZ) en el marco de este programa.
    Hoy en día ni la CEZ ni el Municipio dieron muestras de voluntad política de avanzar en el tema. El Proinen es una iniciativa surgida desde el Gobierno Nacional y tiene como fin “realizar obras que permitan lograr el acceso seguro al servicio público de distribución de electricidad en aquellos asentamientos poblacionales que no lo tengan, ubicados en las áreas de concesión del servicio de distribución de energía eléctrica de jurisdicción nacional y de aquellas jurisdicciones provinciales y municipales que adhieran al mismo”.

    Números alarmantes de asentamientos

    Hace tres años el por entonces subsecretario de Control y Prevención Urbana municipal, Mariano Mirón, había confirmado que había 14 asentamientos con 22 mil personas viviendo en nuestra ciudad, en condiciones sumamente desfavorables.
    También hace tres años, la Cooperativa Eléctrica de Zárate hace tres años le informó al Organismo de Control de la Energía de la provincia (OCEBA) que en Zárate había 50 asentamientos, con 11 mil familias, que no pagarían la energía eléctrica para justificar sus pérdidas en energía.
    Luego vino un estudio con mucho más rigor y con herramientas metodológicas claras de parte de la ONG Techo, quien confirmó que en Zárate hay 27 asentamientos y en ellos viven 6855 familias, multiplicándolo por un promedio de 4 personas por grupo familiar en promedio arroja casi 27.500 personas; un 25% del total de la población del Partido según el censo poblacional del 2010.
    Este relevamiento la ONG lo llevó a cabo en el año 2013 y lo publicó a finales de ese año. A partir de allí, no se tiene más novedades oficiales sobre la cantidad de este tipo de urbanizaciones que, en más del 55% de los casos, tienen una conexión clandestina de energía eléctrica y, a su vez, son totalmente eletrodependientes.
    “Los asentamientos se caracterizan por ser barrios cuyos conjuntos de viviendas, que presentan diferentes grados de precariedad y hacinamiento, buscan mantener la trama urbana como continuidad del tejido de la ciudad formal. Éstos fueron conformados a través de diversas estrategias de ocupación del suelo, presentan un déficit en el acceso formal a los servicios básicos y una situación dominial irregular en la tenencia del suelo. Los terrenos se encuentran, en su mayoría, subdivididos en parcelas que conforman manzanas, respetando el trazado de las calles. En muchos casos se reservaron lugares para equipamiento y espacios verdes. La densidad poblacional es menor que en las villas”, define la ONG.
    Municipios “ricos” y pujantes industrialmente como Zárate vuelven a tener una nueva “paradoja de crecimiento” con miles de vecinos marginados que siguen teniendo muchos problemas para acceder formalmente a los servicios básicos que debe garantizar el Estado, en todos sus niveles, y que los propios vecinos poseen como derecho constitucional.

    iluminacion