• Hoy 20 - Zárate - 3.1° / 5.3&deg
    • Despejado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 89%
  • Cruces entre un concejal y gremialistas por Atucha III

    1/6/2018

    Tras finalizar la sesión especial del Concejo Deliberante en la jornada de ayer, y momentos antes a que comience la 4ta Sesión Ordinaria, el concejal JuliánGuelvenzú dialogó con los dirigentes gremiales de Uocra, Uecara, Suteba y Ate que se encontraban en el recinto a raíz de la suspensión de la obra de Atucha III.
    El diálogo del concejal de Cambiemos se inició con Christian Poli y Julio González, secretarios generales de Suteba y Uocra respectivamente, quienes le recriminaron las promesas sobre la realización de las obras de la central nuclear que luego el gobierno nacional dio marcha atrás.
    Con el correr de los minutos el intercambio de opiniones fue subiendo de tono y se sumaron al diálogo el secretario general de ATE Zárate, Fernando Pérez, y trabajadores de NASA allí presentes.
    “A partir de que ustedes asumieron, lo único que tengo es hambre”, dijo el referente del gremio de la construcción, en referencia a los duros golpes sufridos por el sector en materia de oferta laboral. “No tengo recursos, no hay obras, no hagan la Central Nuclear si no quieren, pero dame obras para los compañeros, necesitamos trabajo”, agregó.
    Por su parte, el concejal de Cambiemos se defendió argumentando que “las decisiones políticas se están tomando por un tema presupuestario”. Del mismo modo, Guelvenzú prefirió dialogar desde su posición como miembro del directorio de NASA, y manifestó que “la empresa quiere producir, quiere tomar empleados y que vaya para adelante”.
    De manera inmediata, Ernesto Simionato, un trabajador de NASA con más de veinte años de antigüedad, interpeló al concejal, y expresó: “El préstamo chino lo iba a pagar la misma generación de energía de la central. No le mientan a la sociedad”.
    Por su parte, Poli también se dirigió al edil: “Ustedes van a terminar en el fondo de la historia, porque los trabajadores están todos movilizados, los padres y las madres de los chicos vienen a las escuelas a decirnos que se quedaron sin trabajo, y los responsables fueron ustedes. Cerraron las empresas químicas, quieren cerrar la obra de la central nuclear. Este pueblo tiene historia de lucha”.
    La dirigencia de ATE a cargo de Fernando Pérez, también tuvo su turno para abordar al legislador, denunciando que el directorio de Nucleoeléctrica Argentina nunca recibió al gremio. “Ya los van a recibir”, atinó a responder Guelvenzú, quien en la misma línea, agregó: “El situación está pasando por una transición complicada, tiene que dar de baja una central para reprogramarla por una cuestión presupuestaria, no quiere decir que no se va a hacer. El gobierno toma medidas en un contexto social y presupuestario”.
    Ante la pregunta de la prensa sobre los anuncios realizados a comienzos de año y la posterior suspensión de Atucha III, Guelvenzú respondió: “Nosotros, como empresa, queremos hacer una, dos, diez centrales nucleares. Nadie quiere que se pierdan fuentes de trabajo; nosotros teníamos una expectativa enorme por hacer la central acá, pero por una cuestión que tiene que ver con el déficit, no se puede empezar hoy. Para hacer la central hay que tomar créditos, ese crédito genera un déficit fiscal que hoy no es sostenible y no es viable”.

    Julián Guelvenzú dialogó con dirigentes gremiales, preocupados por la situación del empleo.

    “SOY RESPETUOSO DEL QUE PIENSA DIFERENTE”
    Más tarde, Guelvenzú salió a aclarar la situación vivida en el HCD: “Ante una situación de creciente violencia verbal contra los concejales de Cambiemos decidí salir del Concejo para poner paños fríos y escuchar de primera mano los reclamos”, comenzó diciendo, “es mi manera de entender la política, soy respetuoso del que piensa diferente, lo que nunca aceptaré es la intolerancia”, agregó.
    “Se dé las preocupaciones y cada día me levanto tratando de ver de qué manera podemos sobrellevar este momento juntos, pensando en los más afectados que, en definitiva, son víctimas de un sistema que el anterior gobierno quebró y cuyas consecuencias se extienden hasta hoy”, aclaró .
    “Como concejal de Zarate voy a seguir trabajando para que pronto la situación local mejore. los insultos y las muestras de violencia no van a distraerme del objetivo que me planteé cuando comencé en la política: ofrecer a Zarate una alternativa a la mediocridad y la desidia en la que estamos viviendo desde hace 12 años”, concluyó.