• Hoy 26 - Zárate - 15.4° / 16.4°
    • Nublado
    • Presión 1013 hpa
    • Humedad 95%
  • En San Jacinto están preocupados por la inseguridad

    7/12/2019

    El escenario de inseguridad presente en las calles no cesa y ante la apatía de las autoridades municipales en el tema, los vecinos expresan su preocupación por los constantes robos y hechos de violencia a los que son sometidos.
    En vísperas de las elecciones primarias, el gobierno municipal presentó en Fórum Cultural un esquema de seguridad que proponía reforzar las tareas que ya se estaban implementando en la ciudad y dotar de nuevas herramientas y acciones al aparato preventivo de la ciudad.
    Una de las premisas que distintos funcionarios replicaron durante aquella presentación, fue la de garantizar la perdurabilidad de estas medidas y que no se desgasten con el tiempo. Lo cierto, es que a pesar de las promesas de un refuerzo de policías a pie en las principales avenida de la ciudad, por nombrar alguna de las acciones anunciadas, se fue erosionando en cuestión de horas y se desconoce si efectivamente en algún momento llegaron a implementarse.
    Pero a pesar de los lineamientos pensados para la zona céntrica, la realidad en los barrios no da respiro a los vecinos, que denuncian incesantes robos, tanto durante la noche, como en horario diurno. Así, en diálogo con este medio, un vecino de San Jacinto, comentó su malestar por los hechos delictivos que se registran en el vecindario, generalmente, bajo la modalidad de motochorros.
    “Les roban a los trabajadores, a los chicos cuando van o vienen de la escuela, les apuntan con armas. Acá no hay patrullaje de policía ni de DPU, y en algunas zonas hay mucha oscuridad porque no mantienen la luminaria”, afirman los vecinos.
    Pero el abordaje de los delincuentes en la vía pública no es el único problema; al respecto, agregan en el barrio que varios vecinos han sufrido hurtos en sus propiedades, por parte de ladrones que aprovechan la salida de los moradores para sustraer distintos elementos como bicicletas o electrodomésticos. En este punto, manifiestan que la zona de Pividal y Rómulo Noya, donde se unen los barrios Orsi, Burgar y San Jacinto, se han registrado varios hechos, que incluso se han visto afectadas algunas de las familias relocalizadas, que tiempo atrás residían en las viviendas del ex cañadón del Urquiza.