• Hoy 30 - Zárate - 6.5° / 7.4°
    • Nublado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 82%
  • La comunidad católica homenajeó a la Virgen

    9/12/2019

    Cada 8 de diciembre es muy especial para los fieles católicos dado que cada comunidad parroquial celebra el Día de la Virgen con mucha pasión, dado que también es una fecha que marca la espera de Jesús. No solamente por el tradicional armado del árbol, sino que a nivel más profundo significa “renovar la esperanza católica”. Además se trata de un día muy especial para homenajear a la virgen, Patrona de Zárate.
    Y por si fuera poco, es un día muy esperado por las familias de los chicas y chicos que toman su segunda comunión.
    Es por ello que al igual que en anteriores Pascuas, cada comunidad parroquial coordinó un Vía Crucis a la Plaza Italia y la realización de una multitudinaria misa con chicos y chicas de todas las comunidades parroquiales.
    La misa estuvo presidida por el Vicario General de la Diócesis Zárate- Campana, Monseñor Justo Rodríguez Gallego, quien concelebró la misa junto a todos los sacerdotes de las diferentes comunidades parroquiales.
    Fue el propio sacerdote quien anunció, al inicio de la ceremonia, que el Papa Francisco concedió la Indulgencia plenaria para el Año Jubilar Mariano, convocado por los obispos de la Conferencia Episcopal de Argentina, del 8 de diciembre de 2019 al 8 de diciembre de 2020, con motivo de los 400 años del hallazgo de la sagrada imagen de la Virgen del Valle en la provincia de Catamarca.
    El pasado 27 de noviembre, los obispos argentinos en una carta a los fieles, convocaron este Año Mariano Nacional durante el cual, además del hallazgo de la imagen de la Virgen del Valle, se celebrarán el aniversario de la primera Misa celebrada en territorio argentino hace 500 años, en la bahía de puerto San Julián, e IV Congreso Mariano Nacional del 23 al 26 de abril, en Catamarca, y en septiembre el Congreso mariológico, también en Catamarca.
    Es por ello que la premisa fue celebrar la fiesta de la Inmaculada Concepción de María; el inicio del Año Mariano Nacional y la segunda Comunión solemne de los chicos que recibieron a Jesús Eucarístía este año por primera vez.
    Finalmente la ceremonia del sábado fue muy emotiva para las familias de los chicos y chicas e igual de especial para cada una de las comunidades que, movidas por la fe, protagonizaron el Vía Crucis para homenajear a María en su día y formar parte del inicio del Año Mariano Nacional.
    El documento apostólico
    En Catamarca se realizó la apertura oficial del año jubilar y en Luján se desarrolló la “Misa por la unidad y la paz”.
    Además la Penitenciaría Apostólica, por especial mandato del papa Francisco, concedió la indulgencia plenaria para “todos aquellos que a lo largo del año visiten un santuario mariano o cualquier templo dedicado a la Virgen en todas las diócesis de la Argentina, cumpliendo con los consabidos requisitos para alcanzar esta particular gracia divina”.
    Asimismo, concedió que los obispos miembros de la Conferencia Episcopal de Argentina puedan impartir la “bendición papal” tras las misas de apertura y cierre de las celebraciones jubilares del Año Mariano.
    “Los fieles que recibiesen devotamente la bendición papal, incluso si por un motivo razonable no se encontrasen presentes en la celebración de los sagrados ritos, podrán conseguir la indulgencia plenaria a tenor del derecho, con tal de que, con piadosa intención, hubiesen participado de los mismos a través de los medios televisivos o radiofónicos”, subrayó en la nota de notificación.
    En su homilía el obispo de Catamarca, Luis Urbanc, comenzó diciendo ayer; “con esta Misa solemne damos inicio al Año Jubilar Mariano en acción de gracias por los 400 años de presencia de esta sagrada imagen de la pura y limpia concepción, por todos ahora conocida como la Virgen del Valle y así invocada por el pueblo creyente, por los niños, jóvenes, adultos y ancianos. Ella es la Madre de los enfermos y de los pobres. Es la Madre de todos, la que nos ayuda a superar las odiosas diferencias y a sabernos encontrar después de nuestros desencuentros y rabietas. Ella es la que nos acompaña en nuestras acciones de Gracias por tantos y tan variados dones con los que Dios, Padre providente, nos bendice. Ella es la ‘Morenita’, la ‘Negrita’, la ‘Virgencita, la ‘Mama Achachita’, la ‘Virgen Gaucha’, la ‘Madre’, la ‘Señora’, la ‘Patrona’, la ‘Virgen’”.