• Hoy 26 - Zárate - 20.6° / 21.6°
    • Despejado
    • Presión 1014 hpa
    • Humedad 41%
  • La audiencia judicial por la muerte de Evangelina Neivert se pospuso para abril

    18/12/2019

    El pasado 12 de diciembre estaba prevista la realización de la audiencia preliminar en el Juzgado Correccional Nº 1 de Campana por el caso Evangelina Alejandra Neivert, la joven de 22 años que falleció en el Hospital “Virgen del Carmen” de Zárate el 12 de noviembre del año 2014 por una sepsis generalizada; luego de varios días de padecimiento.
    En su momento, la denuncia fue radicada en la fiscalía del Dr. Pablo Bueri por la madre de Evangelina, Elba Sanchez, donde se detallaba día a día la involución de la salud de la joven y la posible negligencia en su atención médica recibida en la guardia del Hospital local y por su obstetra particular. A partir de su fallecimiento se desarrollaron varias marchas por las calles de Zárate pidiendo justicia.
    Finalmente, la causa fue caratulada por la fiscalía como “Averiguación Causales de Muerte” pero luego cambió a “Homicidio Culposo” y se comprobó, en base a la autopsia del cuerpo, que su muerte fue a raíz de que los profesionales médicos que la atendieron en los días anteriores a su deceso no habrían actuado correctamente para atender la infección generalizada que tuvo la joven y que se desencadenó, como foco, en su útero.
    Como imputados hay dos profesionales médicos, la doctora que atendió a Evangelina en la guardia del hospital el 8 de noviembre; quien según argumenta la familia la revisó y la mandó a su casa tras recetarle un antibiótico. Y luego a su obstetra particular, quien la atendió el día 10 de noviembre de 2014, pocas horas antes de la muerte de Evangelina.
    Luego de una larga investigación, finalmente la causa se elevó a juicio oral y se fijó una audiencia preliminar para el 12 de diciembre pasado pero se pospuso para el mes de abril.
    Según informaron esta audiencia se suspendió por pedido de las defensas en función de llegar a un juicio abreviado. La pena para los profesionales médicos, según la carátula establecida, prevé de uno a cinco años de prisión, aunque también en esta instancia judicial los imputados podrán pedir una probation.

    Tras la muerte de Evangelina, se realizaron varias marchas pidiendo justicia.

    La historia del caso

    Evangelina había quedado embarazada por segunda vez y, a diferencia de su anterior parto, fue a cesárea. Luego de esta intervención, Evangelina permaneció 48 horas internada y fue dada de alta el 28 de octubre sin ninguna indicación médica. Pero al poco tiempo comenzó a tener fiebre.
    El sábado 8 de noviembre de 2014 la atiende una médica de guardia en el Hospital, comprueba que tenía “un fuerte olor en su flujo de sangrado y que su temperatura era de 39,8. Le recetó Ampicilina 500 mg e Ibuprofeno, y la mandó a su hogar”, relata la historia clínica adjuntada en la causa. “Ante la continuidad del mismo cuadro, el lunes 10 concurre al consultorio de su obstetra particular; quien le confirma que tiene coágulos e infección en el útero, por tal motivo le receta un antibiótico de 1 mg. Finalmente regresa a su domicilio pero seguía con fiebre. Al día siguiente Evangelina se descompuso, la llevaron al hospital y quedó internada”. Todo este relato se acompaña con el historial clínico perinatal.
    El 11 de noviembre de 2014, la operan por una sepsis de probable origen ginecológico y urinario. Luego de la operación tuvo dos paros cardiorespiratorios y falleció.
    La causa de su deceso, según la autopsia, fue por un “shock séptico secundario a foco infeccioso pelviano”.
    Uno de los agravantes que encontró la defensa de Evangelina, representada por el Doctor Jorge Rode, es que en la atención del 8 de noviembre no hubo registro en el libro de Guardia de la consulta de Evangelina, aunque hay constancia de receta médica firmada por la doctora que la atendió. Allí la defensa de Evangelina considera que se debió realizar un examen ginecológico, una ecografía y estudios de laboratorio que permitieran determinar el origen de la fiebre puerperal.
    Luego, el obstetra particular de la joven le practicó una ecografía el 10 de noviembre, pero la defensa considera que el profesional debió pedir la internación de la paciente para un “estudio pormenorizado, nuevo diagnóstico y tratamiento”.