• Hoy 27 - Zárate - 9.1° / 9.7°
    • Despejado
    • Presión 1011 hpa
    • Humedad 85%
  • Despidieron cerca de 400 trabajadores y vuelve el conflicto a la obra del Carem 25

    17/2/2020

    Algunas semanas antes de que finalice el 2019, la incertidumbre se apoderó de los trabajadores de la Central Nuclear Atucha, luego de que la empresa multinacional Techint decidiera desvincular a cerca de 500 de trabajadores abocados a las obras en el CAREM 25.
    El conflicto salió a la luz cuando la empresa Techint, a cargo de la obra, decidió suspender las obras argumentando una millonaria deuda de parte de la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica), a lo que se sumaron los infructuosos intentos de renegociar el contrato y las variables macroeconómicas del país. Del mismo modo, también habían advertido sobre los atrasos en las certificaciones y pagos. Fue en este marco, que se desarrollaron audiencias en el ámbito ministerial donde la cartera de Trabajo dictó la conciliación obligatoria que, luego de una prorroga y el posterior vencimiento, continuó en un dialogo ente las partes por fuera del Ministerio de Trabajo de la Nación con perspectivas de alcanzar un acuerdo y lograr la continuidad del proyecto.
    En aquellos encuentros, los representantes de Techint habían manifestado que desde enero del año pasado, la compañía se encontraba intentando una renegociación de contrato con la CNEA, a raíz de las variables macroeconómicas, lo que derivó en que el contrato suscripto en pesos, resultara inviable en la actualidad. Asimismo, habían planteado un estado de poca certeza constante en el cumplimiento de los plazos contractuales previstos por acciones u omisiones de la CNEA, a lo que se suman los atrasos en las certificaciones y pagos, lo cual al día de hoy representan un total de $112 millones, y a punto de vencer una suma de $400 millones más.
    Al respecto, en aquella oportunidad los representantes de Uocra y Uecara impugnaron por improcedentes las suspensiones del contrato de trabajo llevadas a cabo por Techint, remarcando que el riesgo de empresa es principalmente del empleador.
    A fines de la semana pasada, la dirigencia gremial de Uocra Zárate fue notificada que aproximadamente 350 trabajadores de la construcción, y cuyo número asciende a 400 si se cuenta los de Uecara y fuera de convenio, no podrían ingresar a sus puestos de trabajo, luego de que la empresa decidiera nuevamente avanzar con los despidos. Esto finalmente se concretó en la jornada del pasado sábado.
    Fuentes del gremio revelaron a este medio que en el transcurso de la jornada de hoy “estaremos comunicando la situación al organismo ministerial y pidiendo medidas de parte del mismo”.
    Entre esas medidas, definieron, se encuentra el pedido de suspensiones de los despidos, que la cartera laboral dicte la conciliación obligatoria y la prohibición a la empresa de suspender, despedir y modificar la situación contractual de los trabajadores constructores.
    Según se estima, esta decisión también tendrá su impacto en otros rubros como maestranza, gastronomía, transporte y seguridad privada, además del personal de los proveedores.