• Hoy 6 - Zárate - 6.7° / 7°
    • Despejado
    • Presión 1022 hpa
    • Humedad 78%
  • ¿Hasta cuándo se podrá sostener sin que ruede la pelota?

    25/4/2020

    Los 24 capitanes de los clubes que disputan la Copa Superliga se reunieron el miércoles por la noche en forma virtual con la cúpula de Futbolistas Argentinos Agremiados, encabezada por su titular, Sergio Marchi.
    En las más de dos horas que duró el cónclave los futbolistas expresaron dos inquietudes puntuales: por un lado, la falta de garantía de cobro de los sueldos. Por el otro, la incógnita de lo que ocurrirá con los contratos que se vencen el 30 de junio y que la FIFA sugirió prorrogar en caso de que la AFA decida continuar con la Copa Superliga, de la que apenas pudo jugarse una fecha, a puertas cerradas.
    La conducción del gremio tiene claro que los clubes no deben atrasarse ni un centavo en el pago de todos los compromisos de marzo. Marchi está convencido de que ese mes tuvieron “ingresos normales”, por lo que la Pandemia del Coronavirus que paró la pelota no puede servirles de excusa. Por tanto, el piso que exigen para sentarse a negociar acuerdos (o incluso topes salariales) a futuro es que todos hayan pagado los salarios completos del tercer mes del año.
    El problema es que eso no ocurre. Hay clubes que mantienen atrasos desde antes del comienzo de la Pandemia, como Huracán (sus futbolistas emitieron un comunicado detallando los incumplimientos) o San Lorenzo. River, por su parte, acordó pagar los sueldos de ese mes en cuotas. Así, Marchi comenzó a hablar con el resto de las categorías antes de tomar una determinación. El jueves hubo una reunión virtual con los capitanes de la Primera Nacional y la “B” Metropolitana y ayer viernes fue el turno de la “C” y algunos invitados de la “D”.
    Otra incertidumbre de los futbolistas pasó por lo deportivo. Preguntaron si habrá o no descensos y cómo se disputará el torneo de la máxima categoría. “No es el momento de resolver eso”, escucharon los jugadores. Los problemas actuales de la industria del fútbol exceden por mucho el formato de disputa de la temporada próxima. La disyuntiva no pasa por si habrá o no descensos por dos años, sino por la subsistencia de una actividad que genera decenas de miles de puestos de trabajo.
    En este sentido, la idea del sindicato es que todos los contratos profesionales (son 3800 futbolistas con convenio desde el Federal “A” hasta la Superliga, ya que la Primera “D” es amateur) estén protegidos. Es decir, que los jugadores tengan certeza de cobro mientras dure la Pandemia del Coronavirus y la pelota permanezca parada. “Queremos garantizar todas las fuentes de trabajo”, aseguraron desde el gremio. Hay un camino abierto, que también impulsa la AFA: hacer rendir el dinero de la mejor manera posible. Eso implica adoptar medidas que ya están vigentes en Europa, como los topes o las rebajas salariales.
    “De todas maneras, tenemos muchos clubes que están en zonas críticas y dónde está más fuerte la Pandemia. Ojalá me equivoque, pero el fútbol a corto plazo es muy difícil verlo, inclusive a puertas cerradas” señaló Sergio Marchi, secretario general de Agremiados.
    Las próximas semanas serán vitales para monitorear cómo impactó la crisis en toda la pirámide del fútbol. Qué clubes tuvieron la ma-yor morosidad de socios, cuántos asociados se perdieron o qué sponsors dejaron de pagar por la caída de la actividad. Así podrá relevarse la fotografía económica de todas las categorías. Qué ingresos tiene asegurados cada una.
    Por lo pronto, los dueños de los derechos de TV tanto de la Superliga (Fox y Turner) como de la Primera Nacional como la “B” Metropolitana (Tele Red Imagen S.A., la razón social de TyC Sports) ya dejaron en claro que su idea es colaborar con los clubes y hacer frente a sus compromisos en la medida de lo posible. Son $ 457 millones mensuales netos para la Superliga y, de acuerdo con el último presupuesto aprobado por la AFA, $ 26 millones mensuales para la Primera Nacional y la Primera “B” Metropolitana.