• Hoy 22 - Zárate - 14.4° / 18°
    • Nublado
    • Presión 1024 hpa
    • Humedad 52%
  • Las bajas ventas preocupan al sector comercial a un mes de la reapertura

    31/8/2020

    La mayoría de los comerciantes pudieron reabrir sus puertas hace un mes, con la habilitación de cafés, bares y cervecerías para el consumo presencial aunque limitado. También lo hicieron obras privadas, fletes, profesionales médicos, peluquerías, tiendas de ropa, mercerías y jugueterías entre otros rubros.
    A raíz de ello el centro de comercio realizó un balance general de la actividad en plena pandemia y el pico de casos; “nosotros venimos de una problemática muy grave, de varios años de baja de ventas. Por lo tanto la pandemia nos encontró en un momento muy malo, dado que venimos notando es una merma importante de las ventas debido a que mucha gente le bajaron los ingresos o, directamente, perdió el empleo. Es muy escaso el poder adquisitivo de cualquier potencial cliente. No vengo a descubrir nada, porque todos sabemos la situación económica, pero el panorama es muy delicado”, evaluó Claudio Cebile, presidente de la comisión directiva del Centro de Comercios e Industrias. “Y lo que nos comentan los asociados es que se da en todos los rubros; incluso en bienes de primera necesidad”, agregó.
    A un mes y medio de la pandemia, muchos rubros querían volver a abrir dado que los propietarios buscaban estar activos, de alguna manera, para poder pagar los impuestos y las deudas que venían sosteniendo. Y para “no caminar por las paredes”, encerrados en sus viviendas teniendo que abonar los salarios de su personal y todas las cuentas de su negocio.
    Ahora, a un mes de abiertos, la mayoría de los comerciantes acumulan una angustia mayor; dado que confirman que no hay ventas, que no hay movimiento, que por día reciben a cinco o diez personas, que van al negocio “para verse las caras y nada más”.
    “El movimiento es poco porque la gente tiene miedo a salir también. Estamos en una pandemia y hay protocolos que cumplir que quizás implica estar más tiempo en la calle esperando que te atiendan en un local o hacer cola. Son muchas variables pero el volumen de ventas está muy lejos del previsto”, expresó Cebile.
    A la par, y como agravante de la crisis, muchos comerciantes locales aseguran que se está desarrollando un proceso inflacionario del cual muy pocos hablan en la agenda pública y en los medios. Aparte, confirman que existe un faltante de materiales muy grande. Esto impacta directamente en el stock de productos y materiales que pueden ofrecer.
    Por otro lado, y puertas adentro de un local, el último informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) remarcó que se sostienen los altos niveles de endeudamiento de empresas y comercios, lo cual genera mayor angustia a los salarios y al empleo del sector, a la par de un pasivo operativo que se acumula por la postergación de pagos de impuestos.
    “La mayoría de los comerciantes busca cubrir el alquiler, los salarios de su personal y renovar como se pueda el stock. Y sinceramente lo que todos los comerciantes hacen es dejar de pagar la parte impositiva, siempre fue así. Con este volumen de ventas, es imposible sostener un negocio; ni siquiera hablamos de crecer o de reinvertir. Se busca refinanciar impuestos y servicios que son cosas que se pueden pagar en moratoria y así regularizar la situación impositiva de cada uno pero hay que mirar hacia adelante. Entre todos debemos ayudarnos”, consideró Cebile.
    Al mismo tiempo declaró que el diálogo con la municipalidad es fluido con el objetivo de trabajar en beneficio de los comerciantes.

    El movimiento en el Centro es menor a otras épocas por la pandemia del COVID-19.